• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

23-E: homenaje a un invitado especial

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo malo de Corazón de mi Patria, de sus apóstoles Nicolás, Diosdado, Elías y Jorge y otros dirigentes chavistas, es que mienten sin cesar, tanto que de alguna manera todos estamos -como dice el bolero de Armando Domínguez"viviendo ya de sus mentiras"...

A veces mienten sobre sus propias patrañas (mentira a caballo), como ocurre con sus versiones sobre los hechos del 11 de abril de 2002... y otras mienten de manera distinta sobre un mismo hecho (mentira en ráfaga), como las del ingreso de Corazón de mi Patria a la Academia Militar (a- para infiltrar la Fuerza Armada, b- para jugar en el equipo de béisbol y c- para entrenarse con miras a ingresar a la guerrilla...todo depende del estado de ánimo, o de cómo ande la psicosis, por el lado maníaco o por el depresivo.

Y se equivocan quienes creen que la mentira se mata por sí sola y que algún día aflorará la verdad, que en teoría es única, lo que no ocurre en la mayoría de los casos (la prueba está en nuestra historia, como todas escrita, reescrita, enmendada y hasta borrada por vencedores, y enseñada en las escuelas a gusto de ellos): "Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad", dijo Joseph Goebbels, ministro de propaganda e información de Hitler, a quien el tiempo ha dado la razón en su muestra de cinismo...

y para muestra basta un botón (¡este botón!).

Corazón de la Patria sorprendió a todos al incluir unas cuantas verdades en su discurso de despedida (por ahora)... y delegó en su comando de lambiscones atribuciones sin poder para ejercerlas: "¡Defiéndanse con mi repertorio de mentiras!", parece que dijo off the record al tiempo que distribuía carpetas sobre distintos temas: cuentos, calumnias, chismes, farsas, enredos, infundios, falacias, fingimientos...

Seguramente contenían un anexo sobre los 500 atentados denunciados por Fidel, que sirvieron para sacar el plan bufo para matar a Nicolás y a Diosdado y de paso amenazar a cualquiera que se mueva... y un diccionario de palabras buenas: Patria (¿Cuba?), soberanía, viviremos, revolución; y de palabras malas: derecha, oligarca, traidor, fascista.

La mentira coaligada más gorda ha sido la del nombramiento de Elías como canciller, con firmas (rabo e’cochino) electrónicas, descubiertas de inmediato.

Y la farsa mayor la de celebrar por todo lo alto el 23 de Enero, fecha en que fue derrocado el dictador Marcos Pérez Jiménez, quien, como recordó María Corina Machado, fue invitado especial de Corazón de mi Patria al acto de su primera toma de posesión.