• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Carlos Paolillo

Otra historia por hacerse

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historiografía de las artes supone un análisis de los sucesos creativos desde una distancia suficiente que permita una valoración serena de los mismos. El tiempo reciente atenta contra una mirada amplia y racional de los sucesos históricos, aunque revitaliza el ejercicio investigativo necesario.

El transcurrir de la danza escénica venezolana es todavía corto, dependiendo de la fecha del siglo XX que se tome como punto de partida, sin olvidar sus antecedentes más remotos aún pendientes de estudios más profundos. Más de ocho décadas continuas han determinado el devenir de la danza artística en el país en sus manifestaciones tradicionales populares, clásicas y contemporáneas.

Una aproximación al arte del movimiento venezolano afronta la complejidad de su diversidad, así como los disímiles contextos sociales en los que se ha desarrollado, generalmente sin el soporte de políticas sistemáticas en materia de educación, creación y difusión.

Un tanteo a estas realidades lo constituyó la exposición documental Caminos del cuerpo. Una visión de la danza escénica venezolana del siglo XX, que hace diez años realizó el antiguo Instituto Universitario de Danza en la Biblioteca Nacional, cuyo catálogo vuelve trascendente la indagatoria contenida en esta muestra.

Como proyecto expositivo, Caminos del cuerpo, que también fue llevado al Museo Ayacucho de Cumaná y a la Universidad de Antioquia en Medellín, se propuso una mirada de amplio alcance de los hechos cumplidos por la danza profesional venezolana durante el siglo pasado, sus momentos precedentes, sus acciones precursoras y su desarrollo creativo desde los años cincuenta hasta los noventa, a través de más de quinientas fotografías y un centenar de otros documentos.

En cuanto producto editorial, el catálogo de la exposición se convierte en una aportación, desde su intención totalizadora, al establecimiento de una historiografía de la danza escénica del país. La publicación enfatiza en un recorrido vital que llevó a esta manifestación escénica de sus precariedades del inicio a convertirse después  en un sorprendente movimiento artístico a finales de la centuria, de determinante importancia en América Latina.

Esta publicación propone un recorrido, seguramente insospechado para las recientes generaciones, por las particularidades de la danza en Venezuela: desde la lejana referencia del siglo XIX, la presencia en el país de renombradas figuras mundiales en los primeros años del XX y el advenimiento de los maestros extranjeros convertidos en pioneros.

Aparecen también las primeras iniciativas institucionales incluyendo, igualmente, las esforzadas realizaciones llevadas a cabo en la provincia, hasta la apoteosis de esplendor y vanguardismo vivida en las últimas décadas del siglo pasado.

Caminos del cuerpo da cuenta, además, de la permanencia de una colección documental originada en los años setenta y ochenta en los archivos del Consejo Nacional de la Cultura y la biblioteca del entonces Instituto Superior de Danza, mantenida y acrecentada luego por el Iudanza y hoy integrada a Unearte.

Las incidencias de la danza de principios del nuevo siglo se desarrollan a través de acciones cumplidas, expectativas cifradas y sobresaltos vividos. Los registros de estas experiencias ya perfilan la continuación de esta historia que bien pudiera ser larga y digna de contar.