• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Omar Ávila

La grosera burocracia de Maduro

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el difunto Chávez asumió la presidencia había 16 ministerios, inicialmente los redujo a 14, tal cual era su promesa electoral de disminuir la burocracia y acabar con la corrupción. Hoy todo se quedó en una fábula, ahora tenemos 32 ministerios y más de 110 viceministerios, y superamos en el ranking mundial de la burocracia a Burkina Faso, país del continente africano donde se registran 31 ministerios. 

Y es que en Venezuela tenemos tantos ministerios que uno no ha terminado de aprender cómo se llama el uno cuando ya están inventando otro. Y ni hablar de los cambios de nombres de los estados, ahora Mérida es “Bolivariano”, los ministerios son “para el Poder Popular”, etc., en definitiva, pura burocracia estéril e inoperante, que solo abulta innecesariamente el gasto público.

Igualmente continúa el reciclaje o enroque con los ministros, con ese grupito que ha sido responsable de llevar a nuestro país a esta crisis general que día a día se agrava más.

Mientras sigan colocando personas ineficientes e incapaces para desarrollar las funciones y responsabilidades que les fueron asignadas, no podremos obtener avances en materia alguna, llámese seguridad o mejoras en el aspecto económico, por mencionar los dos principales problemas que nos aquejan a los venezolanos. Hace falta gente que tenga conocimiento y preparación suficiente para cumplir las tareas al frente de los entes que dirigen.

Otra de las debilidades de este gobierno es la asignación de varias responsabilidades a una sola persona, aun sabiendo que no han sido efectivos, eficientes en obtener resultados positivos en los cargos desempeñados.

No podemos dejar de mencionar el nepotismo de Maduro, el cual es más fuerte que el de Hugo Chávez en su momento. Claro, el “Supremo” –como le llaman sus acólitos– metió a toda su familia en cargos del gobierno, y sin embargo, se desempeñaron tan mal que no dieron la talla para ponerlos en altos cargos; solo Adán y Argenis ocuparon ministerios y viceministerios, esto sin contar las imposiciones de su padre y hermano como gobernadores de Barinas.

Actualmente el hijo de Maduro, Nicolás Ernesto, a su corta edad de 24 años, se desempeña en el cargo  de jefe del Cuerpo de Inspectores, así como los allegados de Cilia: Carlos Malpica Flores, como Tesorero Nacional, y Walter Gavidia Flores, quien es juez titular del Poder Judicial, por solo citar algunos miembros cercanos a la familia presidencial.

También, para ejemplificar, podemos citar casos como el nombramiento de la hermana de Iris Varela como directora del despacho del Ministerio Penitenciario, que es otro de los graves problemas de este régimen: el amiguismo, el compañerismo “revolucionario”, tal como ha sido a lo largo de estos 15 años. 

En resumen, en medio de la crisis económica que agobia al país, Maduro y sus ministros dilapidan el dinero público en una burocracia, inútil, grosera y corrupta, que pagamos los venezolanos con nuestros impuestos.

 

http://visionvzla.blogspot.com/

oavila1973@gmail.com

@omaravila2010