• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Franck Viloria

El gran ganador ha de ser Venezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la situación de permanente crisis y conflicto por la que atravesamos los venezolanos desde hace ya bastante tiempo, los eventos electorales se han convertido en acontecimientos políticos de gran relevancia. En cada ocasión nos ha tocado a jugarnos el futuro del país entre dos modelos de sociedad: el continuismo nefasto del autoritarismo bolivariano que nos ha traído a la actual crisis económica, política y moral que padecemos, de un lado, y la posibilidad de reencontrarnos con la democracia, la paz y el progreso perdidos, del otro lado.

En las elecciones municipalesdel domingo 08 de diciembre, esos dos modelos de sociedad hicieron sus apuestas en manos de los electores. Al final de la jornada, en medio de denuncias de ventajismo gubernamental, violencia de grupos oficialistas, electores descontentos e incluso de las inconsistencias de la rectora del CNE, Tibisay Lucena, al adelantar los primeros resultados, unos y otros contendores perdieron o ganaron alcaldías en algunas capitales importantes, modificándose la correlación de fuerzas.

Más allá de las interpretaciones parciales que oficialismo y oposición han estado haciendo en sus respectivos intentos por cargar agua a sus molinos presentándose como vencedores, lo esencial es que los resultados siguen mostrando un país numéricamente dividido en dos mitades que reclaman iguales derechos de legitimidad y atención gubernamental, a pesar de que el gobierno se empeñe en desconocer y deslegitimar a la oposición.

¿Qué queda ahora? ¿Qué podemos esperar los venezolanos de estos resultados?¿Con qué país nos vamos a encontrar en el venidero año 2014?En un balance que AnabellaAbadi M. publicó en Prodavinci el 16 de diciembre pasado y que se titula 15 años de Revolución Bolivariana en cifras, los datos que se revelan en áreas primordiales para finales de este 2013, no son nada alentadores.

En lo que respecta a la producción nacional la tendencia es a que aumenten las importacionesde alimentos y rubros agrícolas. La inflación acumulada, que entre 1999 y octubre de 2013 es de 2.264%, cuestiona fuertemente nuestra capacidad para mantener la “soberanía alimentaria”; en el sector petrolero vemos según ese informe que para octubre de este año la producción fue de 470 mil barriles menos que en 1998.

Las misiones, que han sido una punta de lanza del gobierno, no han dado los resultados esperados y gran parte de la población sigue sin acceder de forma digna a salud, vivienda, alimentación y educación. En seguridad ciudadanase estima que el 2013 cerró con cerca de 25.000 muertes violentas. La conclusión a la que llega Abadi es que “las deficiencias que se viven en Venezuela no son por falta de recursos, sino por falta de voluntad política”.

De cara al 2014 estasdeficiencias colocan a Venezuela en una situación delicada. Los actos de contrición deben venir de ambas partes. Quienes creemos en la democracia como un sistema de justicia, libertad y progreso para todos, tenemos que seguir trabajando por el país que queremos y necesitamos. Por su parte, el presidente Maduro ha dicho que convocará “a los alcaldes electos para coordinar políticas públicas y para defender la democracia y la libertad”. Ojalá que así sea, y desde esta defensoría le deseamos éxito, por el bien de la patria, la de todos los venezolanos. Pero para que haya progreso, democracia y libertad, el gobierno debe abandonar su nefasta política de persecución y maltrato a los sectores comercial e industria, a los medios de comunicación privados, a los empleados públicos.

Es importante también que desde las instituciones del gobierno nacional se abandone el ventajismo y el uso indiscriminado de los recursos públicos, que se ataque con mano dura la corrupción y se dejen a un lado las agresiones físicas y el lenguaje de insultos, descalificaciones y humillaciones con que son tratados los sectores de la oposición, que como vimos representa legítimamente a la mitad del país.

Este fin de año abre una puerta para el cambio y la reconciliación. Pero para que esa puerta nos conduzca a una mejor Venezuela, con oportunidades para todos, el gobierno debe rectificar y asumir que el gran ganador ha de ser Venezuela. El vocero del gobierno en seguridad dice: “le pondremos todo nuestro esfuerzo por resolver el asesinato de la Sra. Spear y su esposo”, nos gustaría que diga: pondremos todo lo que sea necesario para evitar nuevos crímenes.