• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pablo Pérez

Un gobierno “sin fondo”

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Impresiona la angustia que hay en el alto gobierno, aunque digan lo contrario en público, por la caída de los precios petroleros. El hecho de que esté en 80 dólares el barril, y que pueda terminar en 75 dólares o menos, les llena de angustia y se apresuran a asegurar que los programas sociales se mantendrán. ¿Esa es una hecatombe real para el país?

Antes de analizar el presente hagamos un poco de historia. Varios fueron los gobiernos que tuvieron que manejarse con bajos precios del petróleo. Hace algunos años que un gobierno tuviera precios petroleros en 20 dólares era algo bien importante. Con esos ingresos cumplían con sus obligaciones, mantenían los programas sociales y además construían obras de envergadura. El mismo Chávez al asumir la Presidencia en 1999 se tuvo que manejar con un barril de petróleo en 8 dólares o menos.

¿Por qué ahora con un petróleo en 80 dólares hay alarma general? Porque este gobierno se acostumbró al derroche y para funcionar la actual estructura clientelar, corrupta, de escasez y de dádivas nacionales e internacionales necesitan que el petróleo mínimo se ubique en 125 dólares por barril.

Pero revisemos las causas de tal desproporción. Comencemos con la corrupción. Desde hace varios meses se menciona con fuerza cómo los boliburgueses desfalcaron más de 25.000 millones de dólares a Cadivi. A pesar de la descomunal cifra no hay culpables, no hay detenidos y ni siquiera al parecer hay una investigación seria.

Si esa cifra es exorbitante, lean con cuidado esta cifra que les daré. En estos 15 años de caos y retroceso, en Venezuela se han desaparecido más de 259.000 millones de dólares. Todo ese dinero se ha perdido en las trampas de la corrupción roja. ¿Saben ustedes de dónde sale esa cifra?

Pues, no sale de las declaraciones de algún vocero opositor. Esa cifra ha sido cuantificada por un sector disidente del chavismo que se agrupa en la llamada “Marea Socialista”, cuyos especialistas han venido documentado lo que ellos llaman el “Gran Desfalco Nacional”.

Otro de los flancos de ese gran desfalco es que en estos 15 años han hipotecado la producción petrolera nacional. Los cálculos más optimistas hablan de que alrededor de 40% de la producción petrolera venezolana no se vende, o sea que no recibimos dinero de forma oportuna, sino que se paga como compromisos de deuda con los chinos o lo “fiamos” con plazos muy extensos para pagar y, además, con precios “especiales”, que han sido usados para construir los “compromisos” con los países amigos.

Además de eso, hay que agregar a las cuentas del desfalco nacional todo el petróleo que se le da a Cuba y ellos nos dan médicos, entrenadores y espías de sus equipos de inteligencia para vigilar, grabar y hostigar a la disidencia democrática. No todo el petróleo que producimos se vende y por eso los ingresos han venido disminuyendo preocupantemente. Como no se vende toda la producción, necesitan precios altos para tratar de equilibrar las cuentas.

Pero, además, debemos tomar en cuenta cómo esta pesadilla que vive Venezuela acabó con la producción nacional y por eso la mayor parte de lo que consumimos los venezolanos debe ser comprado en el exterior, y eso se paga en dólares. Si nuestras empresas en su mayoría estuvieran produciendo, no sería necesario ese gigantesco gasto en divisas.

Por todas estas razones la caída de los precios del petróleo tiene muy preocupado al gobierno. Se acostumbraron a gastar, sin ahorrar. Se acostumbraron al derroche. Si Venezuela tuviera un gobierno serio, un barril de crudo en menos de 80 dólares no sería un problema. Pero con este estilo de “gobernar, la caída del petróleo venezolano avizora graves dificultades para los venezolanos.

 

@PabloPerezOf