• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gustavo Briceño

¡Así es que se gobierna!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ciertamente, así es que se gobierna, es una frase muy común en los mítines políticos del gobierno y su gente. Es como un delirio subordinado a coro que lo dicen, un grupo grande de empleados públicos y trabajadores del estado cada vez que se reúnen para aplaudir al gobierno en sus políticas públicas. A los empleados del gobierno, esto es, a los funcionarios públicos, los llaman por teléfono y por mensajes de texto, y los obligan a asistir a las reuniones políticas que hacen para que aplaudan con "entusiasmo" cada vez que el Sr. Maduro grita una consigna contra el imperialismo y la clase burguesa. La famosa derecha de la oligarquía venezolana.

Lo grave de esto es, la mentira que se materializa ya como costumbre. Aquí se aplica aquel dicho, muy nazi por cierto, de que tanto decir una mentira y repetirla mil veces se hace verdad. Cosa incomparable y angustiosa realidad que estamos constatando y viviendo con lo de la tramitación del congreso norteamericano de sancionar a los funcionarios y militares venezolanos por haber violado los derechos humanos durante los acontecimientos y manifestaciones estudiantiles y populares en el presente año.

Me refiero concretamente a la sanción que se impone en los Estado Unidos, que el Sr. Maduro dice que son sanciones contra la patria de Bolívar, es decir, contra Venezuela.

Nada más falso de toda falsedad, todos los venezolanos debemos apoyar esas sanciones, obviamente no contra nuestro país, sino contra individuos que no solo han maltratado los dineros públicos del estado, sino a mi juicio, lo principal: han violado la Constitución que hoy cumple 15 años y que han demostrado al mundo que en Venezuela no se respeta la legalidad a pesar de que siempre sacan a relucir el libro constitucional y dicen ejecutarlo. La mentira como forma de gobernar es una práctica muy común en las dictaduras y en los regímenes autocráticos, por ello, lo triste es ver a empleados del estado, coreando bobamente consignas vacías y falsas sobre una realidad distinta, por lo que en la verdad de las cosas, lo que habría que decir, es lo mal que se gobierna en un país como Venezuela.

Es impecable y moralmente correcta la actuación de Estados Unidos y su parlamento, no es violación a la soberanía como dicen, sino que la violación a los derechos humanos por parte de autoridades públicas, es una situación de cuidado y de carácter  universal manifiesta en el sentido de que cualquier estado, institución, grupos civiles o no, ONG, etc, cuando observen que en un país se violan los derechos humanos debe ser denunciado a nivel mundial. Independientemente de la soberanía del estado, por cuanto los derechos humanos son preferentes (artículo 2 de la Constitución) ante cualquier formalidad que implique soberanía, esta desciende formal y sustancialmente frente al fenómeno del daño y del maltrato provocado a un ser humano por parte de un poder público. Es decir, esa es principalmente, la génesis de la existencia de los derechos humanos en cualquier nación del mundo. Por ejemplo, el holocausto ha debido ser denunciado por cualquier estado del planeta, y eso no hubiera sido intervención de la soberanía del régimen alemán, por esta razón es inconcebible señalar que la decisión del congreso de Estados Unidos es una violación a la soberanía del estado en Venezuela.

En fin, otra mentira más. Sigamos pues, con así es que se gobierna y veremos el desastre de país que nos espera en el futuro. Es, desde luego, una situación remediable, si los venezolanos de forma organizada en sociedad civil altera inmediatamente esa situación. Con democracia se gobierna mejor, sin libertad la gobernanza se hace imposible. No permitamos más gritos falsos. Así lo creo.

 

gbricenovivas@gmail.com