• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Cochez

¿Quienes ganan y quienes pierden?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La geopolítica nos ha enseñado que los hechos internacionales siempre tienen su razón de ser, muchas veces ignoradas por las grandes mayorías. Sin embargo, estos sucesos afectan no solo a los que participan directamente en ellos, caso del anuncio de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, sino también a otros actores de la vida internacional.

Definitivamente que el romper el hielo existente por más de 53 años beneficia más que todo a los dos protagonistas principales. A Cuba, porque se le permite reincorporarse al mundo que existía antes de la emergencia de Fidel Castro en la vida de su país, aunque con parámetros distintos, que implicarán en cierta forma renegar algunos de los principios de la inicial revolución. Ello conllevará una serie de oportunidades que los cubanos nunca encontraron ni con la presencia soviética y mucho menos con la gran ayuda de Venezuela. Tendrán acceso a un universo de cosas a las que solo tenían acceso a través de la televisión y de lo que les contaban quienes los visitaban.

La inyección económica que recibirá Cuba tendrá que ir de la mano del bienestar de la población, no solo en sus condiciones de vida, sino en el respeto a sus derechos humanos y el mejoramiento de las condiciones políticas de todos. Los ojos de mundo se posarán ahora en lo que haga el régimen cubano para adaptarse en mejor forma a esta gran apertura a la que se enfrenta desde el inicio de la Revolución cubana.

Por el lado de Estados Unidos las ventajas serán, particularmente, en el acceso económico que sus productores agrícolas e industriales tendrán al mercado cubano, vetado por tantos años. Pero en la parte política gana mucho porque desarma el discurso antiimperialista liderado por Cuba durante tantos años y seguido por unos segundones que lo aprendieron mal, como es el caso de Maduro, Evo, Cristina, Correa y Ortega. La decisión cubana, que me imagino no fue consultada con ninguno de sus pares del ALBA, a pesar de que días antes se celebraba en La Habana el X aniversario de la fundación de la polémica agrupación, echada de menos desde la muerte de Chávez. Esa bandera del bloqueo a Cuba desaparece y, con ello, las excusas para renegar de Estados Unidos. Pudo Vietnam reconciliarse con sus mortales enemigos, no lo iba a hacer Cuba a solo 90 millas de distancia de sus costas.

Pero hay otros ganadores. Países como Canadá, factor importante en el acercamiento, aumentará su presencia económica en la isla, al haber sido de los pocos que nunca dejó de estar allí, particularmente en el sector minero. España, por igual, tendrá más posibilidades que otros por esa misma razón, sobretodo en el sector turístico.

También la participación del papa Francisco en lo ocurrido fortalecerá el papel de la Iglesia Católica en Cuba, que de seguro será el faro a seguir en los cambios a venir para la población, favoreciendo al mismo tiempo a otras iglesias que disfrutarán de mejor clima para la realización de sus actividades pastorales.

Panamá, por igual, por el comercio que regularmente realizaba con Cuba, al desaparecer el bloqueo podrá suplir a la isla de muchos más productos a través de la Zona Libre de Colón, hoy tan golpeada por la deteriorada situación venezolana y por las trabas de Colombia.

En fin, creo que el panorama se ve, como dirían los gringos como un “win-win”, donde todos son ganadores. En esto, como en cualquier cosa, siempre hay excepciones molestas, y en esta ocasión será la desnudez con que han dejado al régimen de Nicolás Maduro y sus compinches, ahora más solo que nunca, cuando hasta los cubanos se han cambiado, de ser los guías de la izquierda latinoamericana a ser ahora los líderes del pragmatismo capitalista, tan criticado hasta hace poco por algunos pelafustanes como Nicolás Maduro.

*Embajador de Panamá en OEA 2009-2013

gcochez@cableonda.net