• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vicente Díaz

Ni fraude, ni desconocimiento

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La batalla electoral entra en su fase final. Empiezan a aparecer los ases bajo la manga. El juego se hace más fuerte. Sube la tensión. Es el juego del poder. No es cualquier cosa. Cálculo y pasión marcan los movimientos. Esperanza, desencanto, interés, miedo o rabia motorizan las alineaciones. Los errores se pagan caro.

En toda elección funciona así. En todo el planeta.

Pero en Venezuela la cosa no es tan fácil. Factores identificados con la oposición creen que puede haber fraude. Desde la otra acera hablan de guerra civil. Y hay quienes en ambos bloques piensan que del otro lado desconocerían su triunfo.

I.

Decir que sólo la movilización masiva de electores evita el fraude es un argumento irresponsable y manipulador para incentivar a votar. No es posible ningún fraude. Y eso lo saben los partidos. Cada aspecto del sistema de votación es escudriñado a fondo. Registro electoral, software, máquinas, transmisión, huellas, cuadernos, tinta, todo se audita.

El elector mismo puede quedarse para el escrutinio de su mesa y luego chequear ese resultado contra el que publica el CNE. Nadie puede alterar la voluntad de elector sin que se den cuenta partidos, candidatos, observadores y país todo.

II.

Chávez ha dicho que su victoria "detiene el espanto de una guerra civil". ¿Entonces su derrota lo acerca? Un mensaje peligroso e irresponsable también. Genera miedo. ¿Busca miedo? Un miedo infundado. En Venezuela no es posible una guerra civil. Aquí nadie quiere matar o morir por razones políticas. Este pueblo no merece votar con miedo. Sembrar miedo debe ser excluido del arsenal electoral.

III.

Algunos, de ambos lados, temen un eventual desconocimiento de los resultados por el perdedor. Creencia que genera aprehensiones peligrosas que hay que desmontar. Entré en el CNE hace seis años, desde entonces he visto ese temor gravitando en el ambiente. Temor estéril e infundado. Ambos han ganado, ambos han perdido. Y todos han reconocido. A su manera. Así ha sido, así será. No tengo duda de que quien gane cobrará y quien pierda reconocerá. Y todas las partes saben que un no reconocimiento no tiene futuro ni respaldo, nacional e internacionalmente. El CNE ha hecho todo lo necesario para que las partes estén seguras de que la voluntad popular será respetada.

El CNE debe prestar atención, como siempre, a cualquier conato de violencia espontánea o inducida que afecte el cabal cumplimento de la campaña de los candidatos. Todos los candidatos tienen el derecho de hacer campaña en todos los rincones del país.

El pueblo de Venezuela ha demostrado que aquí los muy humanos conflictos de poder se tienen que resolver pacífica y democráticamente.

Este pueblo no merece que se le engañe con amenazas o creencias infundadas como fraudes, guerras o desconocimientos. Más seriedad.