• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Danilo Arbilla

Éramos tan felices

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viento a favor que tanto favoreció a América Latina en los últimos diez años se ha transformado en turbulencias que comprometen la economía de la región. La Comisión económica para América Latina acaba de corregir, por segunda vez, los pronósticos de crecimiento en América Latina para este año, el que a fines de 2013 previó en 4,5%, luego rebajó a 2,7% y ahora reubica en 2,2%.

 El motivo, el más visible, es la baja de los precios de las materias primas. Caen los precios de los comodities y se acaba el milagro que llevó a que muchos presidentes, ministros de hacienda y “líderes“ se sintieran catedráticos en economía, sin mucho mas credenciales que su “gran suerte” para estar en el momento oportuno.

En esto no hay magia. Por ejemplo, en el caso de algunos productos como hidrocarburos y carbón, que no han caído tanto, el efecto ( caso Colombia y Bolivia, Venezuela es caso aparte) es menor.

Y como consecuencia de la baja de precios se desacelera el consumo y merma la inversión, como señala la Cepal.

Pero incluso este último pronóstico de la comisión, en el que inciden mucho los retrocesos de tres grandes como Argentina, Brasil y Venezuela, puede ser aún demasiado optimista. En el caso argentino, con un ritmo inflacionario de 32,2% en este año y previsiones de crecimiento que van de un magro 0,2% a una caída de 0,7%, los análisis fueron realizados antes del “cese de pago” o default selectivo, que sin duda suma nuevos efectos negativos. Con Brasil pasa parecido: los números se escapan. La inflación prevista de 4,8%, puede llegar, si no superar, el tope admisible según el Banco Central de 6,5% y el crecimiento que el gobierno fijaba en 2,6% y que luego bajó a 1,8%, la Cepal lo estima en 1,4% y hay agencias que creen que será menor (1,2%). Añádase a esto el polémico informe del Banco de Santander –siempre tan prudente con los gobiernos de turno– que ve que una reelección de Dilma Rousseff (la que es casi segura) podría incidir negativamente en la marcha económica. Y de Venezuela ni qué hablar: la inflación para este año se calcula en el orden de 63% a 65%; las previsiones para el PBI se sitúan entre el -0,5 (Cepal) al -1,8 % (Focus Economics), mientras los datos que se conocen dicen que en el primer cuatrimestre el PBI bajó 4,5%, las exportaciones petroleras marcan 20% menos que 2013 y la producción automotriz cayó 86%, en tanto que el bolívar se ha devaluado respecto al dólar en 229,8% en diecinueva meses.

Y no solo es eso: hay otros elementos para estimaciones más pesimistas. Más allá de ciertas dudas sobre seguridad jurídica respecto a Argentina y Venezuela, los gastos electorales que distorsionan presupuestos y equilibrios fiscales y económicos (Brasil tiene elecciones en octubre y Argentina el próximo año) y los costos, que ahora habrá que comenzar a enfrentar, que generó el jolgorio demagógico y populista viabilizado por la plata dulce y los precios altos, también incidirán fuertemente en la situación económica y social. El “reparto” a través de bonos y ayudas sociales a las clases necesitadas –que además de mejorar transitoriamente las cifras sobre pobreza asegura una buena base electoral– más la creación de decenas de miles de cargos públicos (que mejora las cifras de empleo), tienen un costo cada vez más alto y más difícil de pagar. Sobre todo si se acaba el viento a favor de los precios altos. Son situaciones latentes que están ahí cuyo precio, para que no desborden socialmente, puede ser muy caro: ya sea en popularidad y paz social (si se pretenden reducir) o en castigo para los sectores económicos efectivamente activos y productivos. Y eso sí que afecta y frena el consumo interno y alerta y asusta a los inversores.