• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Todos a votar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este domingo de diciembre, los venezolanos de todas las tendencias e ideologías, de todas las regiones, tenemos un compromiso con la democracia y con la libertad, y todos debemos honrarlo. Estamos convocados a votar por los gobernadores de estado, y como sabemos, son los administradores del presupuesto nacional más directamente vinculados con las comunidades. Tenemos un interés personal incluso en participar y ejercer el voto. 

Desde que la democracia aprobó la elección de los gobernadores a inicios de los años noventa del siglo XX, el mapa político de la nación se transformó de manera sustancial, y la democracia como sistema pluralista se consolidó de tan manera que el dominio de un solo partido se hizo casi inimaginable.

Cuando la democracia y la libertad fueron puestas a prueba por los golpes de Estado del 4 de febrero y del 27 de noviembre, no cabe duda de que la presencia en la escena de gobernadores elegidos por sus pueblos contribuyó al rechazo y la condena contra aquellos atentados anticonstitucionales, pues ya no se atentaba contra un solo partido sino contra varios. Quizás el sistema democrático y sus partidos demoraron innecesariamente aquella conquista, pero en todo caso a partir de su aprobación la democracia fue más auténtica, plural y sólida.

Durante más de veinte años esta experiencia se ha proyectado de manera irreversible sobre el sistema político.

En los años noventa partidos como el MAS y La Causa R vieron abiertas las puertas del poder regional. Gobernadores de toldas diferentes al partido gobernante también figuraron en aquel experimento. De modo que los argumentos del golpismo no bastaron para desprestigiar ni la gran conquista ni el avance político que significaba.

Este domingo de diciembre esa gran conquista debe ser ratificada para bien de nuestras instituciones y de nuestra identidad de pueblo. En juego están cuestiones sustanciales como la descentralización y la propia diversidad política que enriquece a la nación y vigoriza la pluralidad.

En los últimos lustros las relaciones del poder central con las regiones han sido de poca o de ninguna cooperación. Esto debe cesar, porque la legitimidad de los elegidos debe imponerse por encima de cualquiera otra consideración o circunstancia. El cálculo de los ingresos petroleros a 50% de lo que en efecto han sido, se ha prestado para negarle a las regiones su participación establecida en las leyes y en la propia Constitución.  

En la antesala de un nuevo periodo constitucional, las elecciones de este domingo son ocasión propicia para insistir en la necesidad del funcionamiento del Consejo Federal de Gobierno, organismo llamado a coordinar los planes entre el gobierno central y las regiones. Hasta el presente ha actuado de manera irregular, con un peso político discriminatorio. Su misión es armonizar y trabajar por el bien de las regiones y por la mayor eficiencia del gasto público.

¡Todos a votar!