• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Un secreto a voces

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En estos tiempos militarizados, el periodismo venezolano, democrático e independiente camina sobre un campo minado. Si por casualidad reproduce fielmente una información publicada en un prestigioso medio de prensa, ya sea de Europa o Estados Unidos, pues corre el peligro de que por allí salga a la palestra un rollizo oficial y con la complicidad del poder judicial le imponga al editor, como es el caso de Miguel Henrique Otero, el peregrino camino del exilio o, si decide permanecer en Venezuela, pues le designan el país por cárcel como bien lo denunció Teodoro Petkoff.

De manera que “salga sapo o salga rana” siempre llevamos las de perder la libertad y hasta la vida pues nos quieren ver “hasta los huesos”, valga predecir, el esqueleto completo. Pero ¿cómo podemos ocultar a los venezolanos unas informaciones serias y bien investigadas que se publican en el exterior, y que mencionan a altos funcionarios como, por ejemplo, un expresidente de Petróleos de Venezuela?

En esta oportunidad se trata de una investigación realizada por los periodistas de uno de los diarios más serios de Estados Unidos como lo es The Wall Street Journal, que se ha enfrentado las erradas políticas de varios presidentes estadounidenses, que nunca ha dado su brazo a torcer y que, finalmente, ha triunfado en estas duras batallas por la verdad.

Para desgracia de la tribu rojo rojita, esta vez The Wall Street Journal le siguió el rastro al todopoderoso señor Rafael Ramírez, actual jefe de la misión de Venezuela ante la ONU y ex presidente de la flaca “ex gallina” de los huevos de oro, Pdvsa.

El motivo de la investigación era, desde hace tiempo, un secreto a voces por estos predios pero la imposibilidad de acceder a documentos que deberían ser de libre dominio público, pues se trata de una “empresa de todos los venezolanos”, obstaculizó (no siempre con éxito) que el periodismo nacional ahondara todo lo posible en estas presuntas irregularidades cometidas por Pdvsa en el exterior.

En las informaciones llegadas a través de los despachos de las agencias internacionales AP y Efe sobre lo publicado por The Wall Street Journal, revelan que el gobierno estadounidense adelanta “una amplia investigación sobre la posibilidad de que Venezuela haya usado la petrolera Pdvsa para canalizar miles de millones de dólares procedentes de sobornos”.

Más adelante The Wall Street Journal informa que las pesquisas buscan determinar si Pdvsa y sus cuentas bancarias en bancos extranjeros (¿Andorra?) “fueron usadas presuntamente para objetivos ilegales, como operaciones en el mercado negro de divisas y el lavado de dinero procedente del narcotráfico”.

La información nombra a Rafael Ramírez y a su primo Diego Salazar, pero The Wall Street Journal no afirma “si son objetivos directos de estas investigaciones”. Solo indica que “a comienzos de este mes fiscales federales de Nueva York, Washington, Missouri y Texas coordinaron acciones y compartieron evidencias y testigos en varias pesquisas vinculadas con Pdvsa.