• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Del regreso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La reaparición del presidente Hugo Chávez en Venezuela confirma que la mayoría de las especulaciones que se manejaron sobre su estado de salud tenían asideros informativos más o menos precisos. Con algunos matices y diferencias, hubo de especularse dentro de una zona más o menos enfocada y cierta, no muy distante de la verdad.

El Gobierno nacional indicaba a cada rato que el estado de salud del Presidente era delicado y así logró demostrarlo cuando al fin publicó unas primeras y únicas fotos solo apenas la semana pasada. Lamentablemente, el entorno presidencial ha generado tanta desconfianza que lo que hubiese sido remediable con una serie de partes médicos, de total confianza, en una democracia sólida, terminó para muchos venezolanos generando una duda en extremo razonable.

 

Otros informantes, de distintos medios de comunicación y fuentes de las redes sociales fueron llenando el vacío informativo con toda suerte de supuestos  y aproximaciones, que en definitiva, también se sumaron a la incógnita sobre la verdadera disposición del Presidente.

Sin embargo, unos y otros confirmaron y acertaron en que el Presidente de la República no está en su mejor momento de salud  y que, efectivamente, sus capacidades para seguir dirigiendo los destinos de la nación se han limitado considerablemente.

Con acierto, se afirmó sobre los preparativos llevados a cabo en el Hospital militar de Caracas para recibir a tan importante paciente. Allí, se supone está internado el Presidente según indican las fuentes oficiales. La preocupación del gobierno cubano sobre un desenlace fatal en la isla y sus consecuencias para la imagen de su sistema hospitalario fueron bien advertido y analizados por destacados medios.

También hay que reconocer que la actuación y la protesta de los estudiantes de la oposición frente a la embajada de Cuba se convirtió en una acción decisiva para que el gobierno del vicepresidente Nicolás Maduro y los hermanos Castro reaccionaran ante las consecuencias que tal gesto podría encadenar no sólo entre los estudiantes sino entre  los sectores inquietos del chavismo por desconocer sobre la verdadera situación de su líder.

 

Ante tanta incertidumbre, era imprescindible que el presidente Chávez retornara. En qué condiciones reales se encuentra sigue siendo una incógnita. Lo cierto es que la nación en su conjunto espera su recuperación. Mientras tanto, lo sensato seria que el Presidente renunciara, se dedicara a cuidar  de su salud, porque si algo es seguro es que en la delicada situación en que ha estado y ante un cuadro de pronóstico reservado sus mejores esfuerzos y energía debería concentrarlos en su mejoría  y dejar que los asuntos de Gobierno continúen.

Para ello la vigencia de la Constitución Nacional es clara y tal como él mismo Presidente de la República lo advirtió, ante su ausencia hay que convocar de inmediato a nuevas elecciones. Es por el bien de su salud y de la Republica.