• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

La mafia de los corruptos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En verdad no sorprendió a nadie que la bancada del oficialismo, repudiada mayoritaria y aplastantemente por los electores, salga ahora a reclamar (como mansas ovejitas) que la nueva Asamblea Nacional se ha deslegitimado al incurrir en desacato por juramentar a tres diputados cuya investidura había sido suspendida por el Tribunal Supremo de Justicia, según informa la agencia Efe.

Y decimos que no tomó a nadie por sorpresa porque ya los venezolanos están acostumbrados a que cada vez que los voceros del chavismo abren la boca es para engañar a la opinión pública, o para justificar un atropello contra el pueblo o también para, simple y llanamente, armar una trampa y justificar los sucesivos y masivos robos al Tesoro nacional.

Durante todo el tiempo que tuvieron en sus manos el manejo mayoritario de la Asamblea Nacional jamás se preocuparon de mantener dentro de sus límites el gasto público, de abrir investigaciones sobre los grandes escándalos financieros protagonizados por sus ministros y por su gente de confianza, de controlar los disparates administrativos que se estaban cometiendo en Petróleos de Venezuela, de poner orden en los alocados convenios internacionales que desde Miraflores se establecían para "vender" nuestro petróleo a precio de gallina flaca, con años muertos e intereses no sólo bajísimos sino olvidadizos.

Sólo con investigar el convenio petrolero con Cuba basta para llevarlos a la cárcel de por vida, porque traicionaron a Venezuela y a los electores que, por cierto, no los eligieron para que complacieran los devaneos del difunto con el zamarro Fidel, ni para convalidar esa unión usada por el barbudo de La Habana para escamotearle la cartera al pueblo venezolano y, para variar, quedarse con el dinero y no pagar jamás. Fidel Castro y su hermano Raúl sólo entienden de economía tres palabras: condonación de deuda.

Lo más indigno es que mientras en la Asamblea Nacional acusaban a los comerciantes formales de especuladores y acaparadores y a los buhoneros de "bachaqueros", el petróleo que llegaba a Cuba prácticamente regalado era, para mayor burla, "bachaqueado" hacia otros países a los caros precios del mercado. La anterior Asamblea no sólo era cornuda sino empalada.

Estos "héroes de la patria" son los que ahora quieren descalificar a una Asamblea que se inicia con la aprobación rotunda de más de 7 millones de votos ciudadanos. Claro que tratarán por todos los medios de inhabilitar o entorpecer a la AN porque temen que salga a la luz sus multimillonarios robos y la complicidad de una parte significativa de los diputados del oficialismo para ocultar o proteger a los sujetos que protagonizaron estas vagabunderías.

El descaro del señor Diosdado no tiene límites porque la opinión pública le señala como el principal titiritero de toda la tramoya que, luego del triunfo de la oposición, inició Miraflores para nombrar a los nuevos miembros del TSJ, suspender las vacaciones de la Sala Electoral y descalificar a los tres diputados opositores.