• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Los llamados de la CEV

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pasado12 de enero, la Conferencia Episcopal Venezolana divulgó su exhortación pastoral Renovación Espiritual y Ética frente a la Crisis, producido por la asamblea de obispos de Venezuela. El documento constituye una toma de posición ante la cada vez más compleja y deteriorada situación que vive el país. Su lectura detenida y subsecuente debate, son aconsejables.

El documento reconoce la existencia de una crisis general, signada por las múltiples formas de violencia que se han desatado a lo largo de 2014 y que se proyectan hacia 2015. A las muertes de 43 venezolanos durante los primeros meses del año pasado, en su mayoría causada por la represión, se han sumado otras muchas violencias: las sufridas por quienes fueron heridos en las protestas; por quienes han sido detenidos y torturados; por quienes a diario son víctimas de la exclusión y el desconocimiento de sus derechos humanos; por quienes sufren los continuados capítulos de atrocidad que reinan en el sistema carcelario nacional; por quienes son asesinados y violentados por la acción de la delincuencia, que ahora mismo sobrepasa todo intento de control por parte del gobierno nacional.

En dos líneas eficaces y reveladoras, la CEV denuncia la presencia de fuerzas en la opinión pública que es abiertamente contraria a las más elementales prácticas de convivencia y de tolerancia hacia las diferencias: “El lenguaje ofensivo, la descalificación sistemática de toda opinión contraria, incitan al fanatismo y la irracionalidad”.

La negación activa de cualquier expresión de disidencia, que ha adquirido las proporciones de una política de Estado, y en la que concurren al unísono todos los poderes públicos, avanza con el objetivo de “imponer un sistema político-económico de corte socialista marxista o comunista. Ese sistema es totalitario y centralista, establece el control del Estado sobre todos los aspectos de la vida de los ciudadanos y de las instituciones públicas y privadas. Además, atenta en contra de la libertad y los derechos de las personas y asociaciones y ha conducido a la opresión y la ruina a todos los países donde se ha aplicado”.

Más allá de los otros muchos y significativos elementos de diagnóstico presentes en el documento, la Conferencia Episcopal Venezolana hace un llamado a la responsabilidad, en muchos sentidos. Por una parte, reitera lo que tanto se ha repetido sobre la urgente necesidad de desactivar los múltiples mecanismos creados por el gobierno que impiden la producción y alientan una economía inflacionaria y promotora del desabastecimiento. Vuelve sobre la exigencia de evitar la violencia y restituir el diálogo, en todos los espacios donde ello sea necesario y posible. También se dirigen a los actores políticos, lo que incluye a la oposición democrática, y les recuerda la responsabilidad, en relación a las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, de “postular a personas debidamente seleccionadas y capaces, de alta responsabilidad, cualidades morales y espíritu de servicio al pueblo”.