• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Entre tal y cual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La costumbre de los gobiernos autoritarios, populistas y brutalizados por su sentido antihistórico de la barbaridad y la fuerza, de negar a los pueblos el derecho de estar bien y pluralmente informados ha quedado otra vez de manifiesto por la manera como el régimen bolivariano está ahorcando paso a paso a los medios de comunicación democráticos en este país.

No ha sido la patada bárbara propinada por la bota militar como en décadas pasadas en América Latina. Tampoco el decreto a muerte sin fórmula de juicio como en Cuba donde sobreviven unas pocas y miserables hojas impresas del Granma, el periódico oficial, para uso y desuso del comandante Fidel, hoy degradado por su hermano Raúl a servir de ideólogo tercerizado y a control remoto de una cosa indescifrable llamada Alba, que incluye a nuestra martirizada Venezuela.

No, esta vez, la estrategia usada para enterrar las voces disidentes ha tomado otros caminos más pérfidos y refinados, muy propio de los verdugos veteranos que perfeccionan sus torturas y sus formas de quitar la vida sin que el cuarto se llene de sangre más allá de lo necesario.

Ayer, según reportan las agencias de prensa, la Sociedad Interamericana de Prensa lanzó un alerta sobre el “cerco que contra la prensa crítica e independiente en Venezuela se está cerrando casi completamente”. El peligro se ha hecho más que evidente, de acuerdo con las agencias, “luego de que el diario Tal Cual anunciara que solo cuenta con reservas de papel periódico para 15 días”.

Pero no sólo es la falta de papel, agregamos nosotros desde esta tribuna: también se ha presionado a impresoras y anunciantes, a distribuidores y expendedores del diario. Es decir, el gobierno actúa como la mafia de Chicago en los años 20 cuando aquel que no aceptaba las órdenes del capo era víctima de atentados contra su propiedad y su vida.

Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, ha advertido mediante un comunicado oficial que “la inminencia de la clausura de Tal Cual está cerrando ya casi completamente el cerco a la prensa crítica o independiente en Venezuela”. Paolillo también metió el dedo en la llaga y deploró “la inacción de los gobiernos integrantes de la Organización de Estados Americanos ante este gravísimo atentado del régimen autoritario chavista”.

Para el alto vocero de la SIP resulta gravísimo que “ya hayan cesado sus operaciones otros periódicos, y los que quedan o se han vendido a amigos del poder o tienen ediciones reducidas en páginas a su mínima expresión, como es el caso de El Nacional”.

Venezuela, dijo Claudio Paolillo “con todos los canales de televisión ya controlados por el gobierno, así como con la mayoría de las radios, se encamina decididamente a convertirse en la segunda Cuba de América Latina en materia de libertad de prensa”.

Desde luego y a no dudarlo, el régimen de Maduro y su grupo de militares sedientos de poder constituirá uno de los temas centrales en las discusiones que se llevarán a cabo en la asamblea general de la SIP, que se efectuará del 17 al 21 de octubre en Chile.