• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

El diálogo y las FARC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En otro de sus movimientos fuera la mesa de los diálogos de paz instalada en Oslo en agosto del año pasado y que ha sesionado desde noviembre en La Habana, el guerrillero Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC, ha hecho público su exhorto al Gobierno colombiano de legalizar los cultivos de uso lícito de marihuana, amapola y hoja de coca y sustituir los de uso ilícito. 

Es esa una de las ocho "propuestas mínimas" que se presentaron fuera de la mesa, cabe insistir, y cuando el propio Márquez y el líder de ese movimiento, Timochenko, declaraban que los diálogos sobre el primer punto del temario convenido, "la política de desarrollo agrario integral", iban bien encaminados. 

Lo anunciado el miércoles modifica el orden de la agenda pactada para iniciar las conversaciones. De hecho, salta a su cuarto punto, titulado "solución al conflicto de drogas ilícitas", y coloca el delicado asunto en el propósito unilateralmente proclamado de "mejorar las condiciones de vida y de trabajo de comunidades rurales que actualmente dedican su actividad económica, por razones de subsistencia, a los llamados cultivos de uso ilícito". 

Desde que se iniciaron los diálogos Márquez ha aprovechado tanto como le ha sido posible la visibilidad y audiencia internacional que el hecho atrae. Esta vez lanza un mensaje que puede confundir a quien tengan en mente otras iniciativas de despenalización en Latinoamérica. 

Desde 2009, las serias propuestas de los expresidentes Fernando Henrique Cardoso, César Gaviria y Ernesto Zedillo se referían a una política alternativa a la guerra contra el narcotráfico. Han planteado la despenalización y regulación del consumo de drogas, no mera legalización ni mucho menos impunidad para el crimen organizado en torno al narcotráfico. El año pasado, antes de las reuniones del Grupo de los 20 en México, el presidente Santos se reunió con los expresidentes Cardoso y Ricardo Lagos en los preparativos para discutir el tema de las políticas antidrogas alternativas, y su necesaria concertación, en la Cumbre de las Américas. El debate, en efecto, fue incorporado a las discusiones en Cartagena. 

Varios presidentes, como los de Ecuador, Guatemala y Paraguay acogieron entonces aspectos de la idea, mientras que Uruguay, y por supuesto Bolivia han ensayado sus propias versiones. El presidente José Mujica detuvo, por impopular, su iniciativa de estatización y regulación de la compra-venta de marihuana. El presidente Evo Morales ha logrado el reconocimiento a la legalidad de cultivos destinados al masticado de la hoja de coca; mientras tanto, el negocio ilícito no cesa. 

La propuesta de las FARC es un plan de "gobierno" fuera de lugar y circunstancias. Para comenzar esa guerrilla pasó de protectora a participante en el lucrativo negocio del narcotráfico y sus actividades criminales. No está de más recordarlo porque el mensaje de Márquez se preparó en La Habana.