• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

El atentado y el circo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez que se acerca una elección presidencial los cuerpos de seguridad del Estado inventan un atentado, un magnicidio o un desembarco de las fuerzas del imperio. Siempre hacen el ridículo porque nunca capturan a nadie o si lo agarran, al poco tiempo lo sueltan porque los pobres no están preparados para ejercer como si fueran comandos al estilo de los que mataron a Osama bin Laden.

Ya quisieran los dirigentes rojo rojitos tener la altura, la valentía o la experiencia en combate de los verdaderos enemigos del imperio. ¿Entonces, por qué lo hacen? En primer lugar porque, según las enseñanzas de los regímenes dictatoriales, necesitan infundir previamente el miedo en la población para, luego, justificar el macro despliegue policial y militar que convierte las jornadas civiles del voto en un preparativo previo a una invasión extranjera y una situación de caos social. Pues, ni lo uno ni lo otro: las elecciones han sido pacíficas, ha privado el orden, los ciudadanos han tenido un comportamiento tranquilo y respetuoso que ya quisieran para sí otros países de Suramérica.

De manera que tanto el Gobierno como la Fuerza Armada Bolivariana se hacen cómplices de una maniobra siniestra y perversa: aquí se acabaron los actos de violencia y el sabotaje en el transcurso del acto de votación. Este país se ha civilizado, se ha acostumbrado a las elecciones y no es necesario ese inmenso despliegue.

Ahora bien, si el país está tan mal, la inseguridad reina en los centros de votación y la violencia campea por el territorio nacional, entonces vamos a entregarle el Consejo Nacional Electoral a los generales para que ellos organicen los comicios y salimos de esas señoras que, al final, todo lo enredan y con su actitud parcializada provocan estallidos de rabia y frustración entre los votantes. Jubilarlas no sería mala idea y solucionamos una parte importante del problema, como es la escasez de credibilidad.

Pero volvamos al tema inicial. Según la agencia AP, “las autoridades anunciaron la detención de cinco personas a las que acusa de preparar actos desestabilizadores. (…) El anuncio lo hizo el vicepresidente Jorge Arreaza, un día después de que el mandatario encargado y candidato Nicolás Maduro dijo que fueron detenidos dos presuntos paramilitares colombianos. El ministro de la Defensa, almirante Diego Molero, dijo que los cinco fueron detenidos en diferentes días y ubicaciones”.

¿Qué sería de los cuerpos de seguridad venezolanos si no existieran los paramilitares colombianos? Bueno, estarían todo el día viendo Globovisión para informarse. Mientras tanto, desde Venezuela despegan decenas de avionetas y zarpan yates rellenos de cocaína, pero no hay que tocarlos porque es un negocio de los jefes.