• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

¿Zonas de paz?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las zonas de paz fueron creadas en septiembre del año 2013 a partir de un estudio de incidencia delictiva que hizo el gobierno nacional, de donde surgió el plan A Toda Vida Venezuela como parte del programa Paz y Vida, impulsado por el fallecido presidente Hugo Chávez. Desde el viceministerio de Política Interior y Seguridad del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, se dictaron medidas para que, en los espacios asignados, el control de todo lo relacionado con la actividad diaria que tuviera cierta importancia lo llevaran las propias comunidades. En principio, se instalaron en 79 municipios priorizados, es decir, en aquellos sectores del país en donde el índice de criminalidad era más alto, entre ellos los estados Miranda y Aragua.

En las zonas de paz creadas en los Valles del Tuy, Barlovento, y más recientemente en el barrio San Vicente, en el estado Aragua, se han vivido hechos sangrientos. El más reciente fue una verdadera batalla entre la policía y los delincuentes que duró varias horas y que acabó con la tranquilidad de los vecinos.

De acuerdo con las autoridades que manejaron el operativo, participaron más de 2.000 funcionarios del Cicpc-Aragua y todas las delegaciones de Caracas, Guardia Nacional Bolivariana, Policía de Aragua y de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista, que en conjunto llevaron a cabo las acciones represivas en San Vicente. En el gigantesco operativo resultaron muertas tres personas, hubo más de 800 detenidos y 16 fueron pasados a tribunales.

Toda una guerra a solo 45 minutos de la capital del país y en una ciudad con un alto contingente militar, que al parecer se les escapó de las manos la seguridad de los venezolanos, como se les ha escapado en todo el territorio nacional. Basta ver las crónicas rojas plasmadas en los medios de comunicación para darnos cuenta de la gravedad del problema.

La crisis de seguridad en el estado Aragua guarda una relación directa con la cárcel de Tocorón, que tiene capacidad para 650 reclusos, pero en la actualidad hay aproximadamente 10.000 presos: estamos hablando de más de 1.000% de hacinamiento. Allí los reos andan de su cuenta. Desde allí se planean y ejecutan todas estas acciones delictivas, que de alguna manera el gobierno regional apoya al no buscar solución efectiva al problema.

En esa cárcel están recluidos los principales “pranes” del país, que tienen sus equipos de trabajo fuera de la cárcel para cometer sus fechorías. Allí está el conocido Wilmer Brizuela, “Wilmito”, quien por muchos años gobernó en la prisión de Vista Hermosa en el estado Bolívar y ahora, no sabemos por qué, se encuentra en este centro de operaciones delincuenciales llamado Tocorón, seguro profundizando y mejorando su experiencia.

Desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, 20 planes de seguridad se han implementado en Venezuela con el objetivo de controlar la criminalidad, lo que ha incluido desarme de la población, humanización carcelaria, etcétera.

Lamentablemente, han resultado en otra mentira rojita.