• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Venezuela y los medios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras los venezolanos discutimos apasionadamente sobre lo que sucedió el domingo pasado y los resultados de las elecciones presidenciales, ya las postulaciones para gobernadores están a la vuelta de la esquina, o mejor dicho, están a las puertas de nuestras casas.

Los ciudadanos han pasado de una gran apatía política que permitió el triunfo de Rafael Caldera amparado en una colcha de retazos que el humor popular calificó como el chiripero, a la victoria de Hugo Chávez en 1999, cuando la abstención fue la gran triunfadora y permitió que el debutante ganara la presidencia, a la efervescencia de hoy en que la política y los partidos compiten con ventaja con el tema favorito de los venezolanos machos y criollos: el deporte.

Pero este interés sobre lo que ocurre en Venezuela y no sobre lo que dice o anuncia el presidente Chávez (como lo era en otros tiempos) se ha trasladado a la escena internacional donde las noticias sobre el proceso electoral que se cumplió el domingo pasado han merecido una amplia cobertura.

Para sorpresa nuestra, los mejores analistas de los diarios latinoamericanos se han esmerado en estudiar a fondo este fenómeno político que no sólo protagoniza Chávez y su proyecto del socialismo del siglo XXI, sino que también abarca hoy a la oposición, sus avances y errores, su nuevo perfil, sus propuestas y sus victorias locales y regionales y sus fallas en las elecciones presidenciales.

Ya no se nota en algunos medios de prensa, radio y televisión de América Latina una simpleza incolora a la hora de caracterizar a la oposición venezolana como una cofradía de la derecha confesional que había perdido sus privilegios y su poderío económico. No es poco lo que se ha avanzado desde aquella época en que desde Europa y en especial, en España, casi se nos definía en el PSOE como una copia al carbón del Partido Popular.

Hoy los corresponsales de las agencias de prensa, los enviados especiales, los periodistas de radio y televisión de las cadenas como CNE y la BBC de Londres, las páginas de Le Monde o Liberation en Francia, de El País, El Mundo, ABC, en España, y etcétera, tienen y manifiestan otra visión de las cosas que suceden en este país petrolero donde nadie sabe si está ocurriendo una transformación social o una monstruosidad político militar.

Lo cierto es que estas reflexiones que llegan desde el exterior manifestadas por gente que ha venido al país o por periodistas que trabajan o vienen a trabajar aquí en las épocas de elecciones presidenciales, han ayudado mucho a matizar los enfoques de los dos bloques sociales y políticos en los que peligrosamente se ha dividido Venezuela.

La mirada del otro, la opinión de aquel que nos ve desde la orilla de enfrente, el analista que por estar lejos del candelero puede colocar la luz en nuestra gran oscuridad habitada por el odio es de una grande y hermosa utilidad para quienes necesitan repensar a Venezuela desde su propio suelo.