• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Solidaridad ejemplar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La llegada a Caracas este viernes 11 de abril del cargamento de papel periódico que envió la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos, Andiarios, constituye un paso fundamental y un momento histórico para la prensa de esta parte del continente.

Y resulta especialmente histórico porque refuerza con hechos concretos y puntuales lo que ha sido un largo camino de unión y entendimiento entre los periódicos latinoamericanos no solo para acercarse y actuar de común acuerdo ante los grandes retos tecnológicos, sino también ante los peligros que gobiernos e ideologías perversas significan hoy para el ejercicio pleno de la libertad de expresión.

Los medios de comunicación, sus propietarios y los periodistas han visto crecer organizaciones de todo tipo, tanto las que intentan la unión de gobiernos para defender intereses comunes como las que se levantan para discutir y consolidar espacios de libre comercio e intercambio. Sin embargo, luego de muchos intentos fallidos, hoy podemos afirmar sin temor a equivocarnos que medios, editores y periodistas han consolidado una unión dinámica y fructífera en todos los campos, desde las reuniones semestrales hasta las conferencias y foros internacionales para analizar los avances o retrocesos de la libertad de expresión en ciertos países, y los talleres para la formación y estudio de las nuevas tecnologías.

Pero, como bien los expresamos ayer en nuestras páginas y lo recogieron con igual énfasis las agencias internacionales de noticias, recibir desde el hermano país de Colombia el papel para seguir informando a los lectores constituye “un gesto verdaderamente impresionante desde el punto de vista de la solidaridad”.

Así lo dejó asentado públicamente nuestro presidente editor, Miguel Henrique Otero, tras la llegada del cargamento a la sede de El Nacional, donde tanto los periodistas de planta como los reporteros invitados, los trabajadores y los empleados administrativos prorrumpieron en aplausos y vivas por el acto tan significativo que presenciaban.

Que el envío ha llegado a su destino (primero a Barquisimeto para el diario El Impulso y luego a Caracas para El Nuevo País y El Nacional) a pesar de las trabas y de los inconvenientes de todo tipo, inaugura una nueva y ejemplar muestra de solidaridad entre los editores latinoamericanos que siempre han expresado su apoyo a través de la palabra activa y la denuncia. Esta vez la ayuda de la mano amiga da un salto cualitativo y llega en un acto concreto.

Nuestro presidente editor, Miguel Henrique Otero, reveló, además, que “esto es el inicio de otros hechos de solidaridad que van a ser realizados por periódicos del continente que ya se ofrecieron en la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, a darnos papel, mientras que el país se compone o mientras el gobierno toma la decisión de darnos las divisas para importar el papel”. Sin duda, la lucha continúa.