• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Sacudón de fe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quienes esperaban que el señor Maduro cumpliera con sus amenazas de producir un sacudón revolucionario se quedaron con los crespos hechos. No vale la pena gastar unas líneas de estos editoriales para comentar lo que, en rigor, fue una burla televisada porque los venezolanos no escucharon una sola respuesta seria a los graves problemas del país.

La única conmoción originada por el oficialismo fue la que produjo la blasfema letanía coreada por los participantes de un fulano “Taller para el diseño del sistema de formación socialista” auspiciado por el PSUV, y a cuya clausura asistió en días pasados Maduro para prometer, una vez más, que ahora sí el sacudón era inminente.

Mientras “un torrente de feligreses” -según el diario El Sol, de Margarita-, hacía acto de presencia en el Valle del Espíritu Santo para ver descender de su camarín a la imagen de la patrona de Oriente, los militantes chavistas rezaban en el mencionado evento “la oración del delegado”, herética y ramplona versión del Padre Nuestro, y que vale la pena examinar para darse cuenta de hasta dónde puede llegar la ceguera ideológica. He aquí la plegaria roja rojita:

“Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá. Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez.”

No sabemos si las pretensiones de deificar al galáctico comandante se dirigen a suplantar la religión secular de los venezolanos por un nuevo evangelio, como trasnochada réplica de las disparatadas aspiraciones jacobinas de convertir a las iglesias francesas en templos para adorar, en forma de mujer desnuda, a la Razón.

Lo cierto es que si los orientales se han volcado a los santuarios a pedir por la paz en devota afirmación de sus creencias y dar inicio a los preparativos para la celebración, el próximo lunes, del día consagrado a la Virgen del Valle a fin de mostrar solemne respeto y venerar humildemente a un símbolo de su fe, los socialistas bolivarianos estarían jugando con fuego al suponer que, por carecer de liderazgo, deben hacer de Chávez objeto de culto obligatorio para gobernar en nombre de un fetiche y con un pastiche doctrinario como Biblia.

Se dice que el venezolano sale a la calle con un saco cargado de fe y una mochila repleta de esperanzas a ver si consigue los productos para su diaria nutrición. Tal vez por eso Andrés Eloy Méndez, superintendente de Precios Justos, habló de FES, que no es como cabe pensar el plural de la fe cristiana, sino siglas de un Fondo de Eficiencia Socialista alimentado con las multas impuestas a los supermercados, a los cuales no les queda otra que implorarle a la virgen o rezarle al comandante.