• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Perros de la patria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si no fuese porque hay fundamentos para dudar de su habilidad para tramar semejante representación -aunque no se descarta que en la sala situacional a algún enchufado se la haya ocurrido la idea para sugerírsela socarronamente y con risa contenida al señor Maduro- la jornada rojita de vacunación, desparasitación y adopción de perros y gatos callejeros podría parecer una metáfora cruel de una sociedad como la venezolana, dividida en dos bandos que se pelean como los caninos y los felinos.

Entre cachorros y mininos, el señor Maduro emplea su tiempo -que podría dedicar a combatir a las bandas juveniles que atracan y matan a gente inocente- para adoptar un gatito y dar, así, inicio a una cruzada en defensa de los derechos de los animales (que bien se lo merecen) bautizada como Misión Nevado.

Según la leyenda, de la cual se hace eco Vladimir Córdova, el presidente del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (vaya nombrecito), "Nevado era un perro de raza mucuchíes que acompañó al Libertador desde la Campaña Admirable hasta la batalla de Carabobo, donde murió atravesado por una lanza de los realistas españoles".

Suena raro que los españoles, derrotados por Bolívar y en desordenada retirada, hayan gastado tiempo y esfuerzo en matar un perro que ni siquiera estaba uniformado. Parece más bien una historia de comiquitas para la Villa del Cine.

Al margen de ironías y chascarrillos, que bien podrían molestar a la Sociedad Protectora de Animales, la Misión Nevado busca cumplir con el 5° objetivo del Plan de la Patria de "mejorar las condiciones humanas en relación con los animales".

Pero resulta inaudito que en un gobierno que cuenta con 40 ministros y 111 viceministros -¿dispone de tiempo Nicolás para evaluar sus puntos de cuenta?- sea el presidente quien tenga que ocuparse de asuntos que, si bien no son fruslerías (con los perros nunca se sabe y con los gatos menos), pueden ser encomendados a subalternos que para algo se les paga.

Pero, no, Maduro quiere hacerse sentir y por eso ordena al ministro del Transporte Acuático y Aéreo y jefe del Órgano Superior para la Defensa de la Economía, Hebert García Plaza, "que comience la ofensiva para revisar los precios de todos los productos para animales". ¡Guau!

La Misión Nevado y la creación del viceministerio para las redes sociales son iniciativas que dan razón a quienes afirman que ni el gobierno ni el PSUV tienen un proyecto de país y por eso improvisan pamplinas y desaguisados con terribles consecuencias, como la ofensiva militar contra las tiendas de electrodomésticos, orquestada en diciembre con fines electorales.

También cabe la posibilidad de que Maduro haya hecho suya la cita: "Mientras más conozco a la gente, más quiero a mi perro"; o, simplemente, suscriba la misericordiosa definición de Vladimir Córdova según la cual "la Misión Nevado es una razón de vida para los animales de la patria". ¡Miau!