• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Orden rojita: disparar y matar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Indignación y estupor causó, dentro y fuera de la nación, la muerte de un adolescente de apenas 14 años de edad, asesinado por un funcionario que hizo efectiva la hermosísima licencia para matar aupada por la máxima autoridad militar del país, Vladimir Padrino.

El Nacional, en un estremecedor párrafo con el cual abre su edición del día miércoles 25, resume así lo acontecido: “Kluivert Ferney Roa, de 14 años de edad, le dijo al uniformado de la PNB Javier Osías Mora Ortiz que dejara la represión y el policía se molestó y lo agarró. El joven logró zafarse y trató de correr. En ese instante el agente accionó la escopeta Remington calibre 12 y el proyectil alcanzó la cabeza del adolescente, que murió en el sitio”.

Del relato se desprende que la indignación originada por tan cobarde crimen no solo es comprensible, sino que, por sus categóricos argumentos racionales y sólidos asideros emocionales, las acciones del estudiantado clamando justicia son más que apropiadas.

Ellas, empero, no bastan para sobreponerse al estupor ocasionado por la desmedida represión que, en menos de una semana, ha segado, siempre con disparos en la cabeza, la vida de por lo menos seis jóvenes. Más allá de la rabia y la estupefacción, el caso de Kluivert entra en el terreno de lo inexplicable, porque se trata de un muchacho ejecutado sin piedad en una agresiva orgía de intimidación desatada por las fuerzas del orden al momento de contener una protesta de la que era simple observador.

Al margen de balbuceantes y rebuscadas excusas, San Cristóbal plasmó su duelo en un altar en homenaje al joven que soñaba con ser profesor de educación física –y no pudo porque un psicópata desoyó sus ruegos para que no lo matara– colocado donde cayó abaleado. Y, mientras la tristeza se aposentaba en el ánimo de liceístas y universitarios, el impostor Maduro etiquetaba el repulsivo suceso como “un hecho aislado”. Un tsunami de hechos aislados congestiona las morgues y camposantos del país.

Es inaceptable la mezquina valoración oficial de ese trágico evento; de la misma se infiere que la cúpula roja estaría sustanciando un expediente para no medirse en una contienda electoral que, a juzgar por tanta marramuncia, consideran perdida, como se deduce de las últimas y pésimamente articuladas admoniciones, rayanas en el chantaje, del gestor civil de la troika en las cuales advierte “que no va a permitir que la oposición se presente en elecciones si van a estar involucrados en promover la violencia en el país”, es decir, habrá comicios sí, y solo sí al señor Maduro le da gana.

Como si este desplante fuese insuficiente, agregó esta perla: “Llamo a los simpatizantes del gobierno nacional a salir a las calles junto a la Fuerza Armada para detener a los integrantes de la oposición que quieran llegar al poder por la vía de la violencia”.

Desborda cinismo esta convocatoria porque, hasta ahora, el que apuesta por la violencia es quien detenta el monopolio de las armas, es decir, el gobierno.