• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Mera formalidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el vicepresidente Nicolás Maduro calificó de una mera formalidad la toma de posesión del Presidente electo este 10 de enero, y que su presencia en el acto era irrelevante, le estaba diciendo al país que el Gobierno en pleno había decidido lanzar al basurero la Constitución y neutralizar de esa manera cualquier estorbo que impidiera al PSUV y sus aliados aferrarse sólidamente al poder en cualquier circunstancia.

Desde luego que en el plano nacional maniobras agresivas de este tipo tienen un altísimo costo pero aún, en el peor de los casos, siempre serían manejables por el Gobierno porque cuenta con una estructura férrea de control en todas las instancias legislativas, judiciales y militares, como lo ha demostrado hasta ahora.

De manera que, desde este punto de vista, el juego de poder orquestado en y desde La Habana se ha venido cumpliendo paso a paso, en una estrategia cerrada que no permite un solo error a riesgo de provocar el miedo y la confusión en sus propias filas.

De allí no solo la velocidad vertiginosa con la que han manejado la sucesión de los acontecimientos sino la agresividad implícita en cada movimiento y declaración pública. Al contrario de lo que se piensa la demostración de poder está dirigido más hacia sus propias fuerzas para así mantenerlas cohesionadas y evitar una desmoralización abrumadora cuando se anuncie (si así sucediera) la desaparición del caudillo.

Donde resulta endeble esta estrategia es en el plano internacional porque aquello que llama el canciller y vicepresidente Maduro “una simple formalidad” es un punto fundamental en las relaciones entre los Estados.

Las formalidades constituyen una parte esencial de las relaciones internacionales, y valdría la pena explicarle a Maduro que en la diplomacia la forma es fondo, y que cuando esto se evade, se irrespeta la esencia de la vida en sociedad y, más aun, cuando se trata de las relaciones con otros Estados. Por ello el Gobierno venezolano, que luce fuerte hacia adentro, se ve ahora debilitado, sin fuerzas e implorando ayudas de presidentes amigos.

El acatamiento a la Constitución es fundamental para cualquier sociedad que quiera sobrevivir sin conflictos, así como lo es en el ámbito internacional el cumplimiento de los tratados internacionales. El designado por el líder para sustituirlo en caso de su ausencia absoluta y de ganar las elecciones debería entender lo complejo de los tiempos que nos vienen por delante.

Su actitud de confrontación irracional con la oposición venezolana, alejada de un estilo conciliatorio y de constructor de consensos que debió aprender en su paso por la diplomacia, lo acerca más a los niveles de la politiquería que a los de estadista.

Los cubanos parecieran intuir que si bien se trata de un hombre alto, tiene poca altura política. Eso le conviene a La Habana. Lo quieren convertir en un buen burócrata y en un incondicional aliado.

 

Maduroy Cuba

 

Meraformalidad

 

Cuandoel vicepresidente Nicolás Maduro calificó de una mera formalidad la toma deposesión del Presidente electo este 10 de enero, y que su presencia en el actoera irrelevante, le estaba diciendo al país que el Gobierno en pleno habíadecidido lanzar al basurero la Constitución y neutralizar de esa manera cualquier estorboque impidiera al PSUV y sus aliados aferrarse sólidamente al poder en cualquiercircunstancia.

Desdeluego que en el plano nacional maniobras agresivas de este tipo tienen unaltísimo costo pero aún, en el peor de los casos, siempre serían manejables porel Gobierno porque cuenta con una estructura férrea de control en todas lasinstancias legislativas, judiciales y militares, como lo ha demostrado hasta ahora.

Demanera que, desde este punto de vista, el juego de poder orquestado en y desde La Habana se ha venidocumpliendo paso a paso, en una estrategia cerrada que no permite un solo errora riesgo de provocar el miedo y la confusión en sus propias filas.

Deallí no solo la velocidad vertiginosa con la que han manejado la sucesión delos acontecimientos sino la agresividad implícita en cada movimiento ydeclaración pública. Al contrario de lo que se piensa la demostración de poderestá dirigido más hacia sus propias fuerzas para así mantenerlas cohesionadas yevitar una desmoralización abrumadora cuando se anuncie (si así sucediera) ladesaparición del caudillo.

Donderesulta endeble esta estrategia es en el plano internacional porque aquello quellama el canciller y vicepresidente Maduro “una simple formalidad” es un puntofundamental en las relaciones entre los Estados.

Lasformalidades constituyen una parte esencial de las relaciones internacionales,y valdría la pena explicarle a Maduro que en la diplomacia la forma es fondo, yque cuando esto se evade, se irrespeta la esencia de la vida en sociedad y, másaun, cuando se trata de las relaciones con otros Estados. Por ello el Gobiernovenezolano, que luce fuerte hacia adentro, se ve ahora debilitado, sin fuerzase implorando ayudas de presidentes amigos.

El acatamientoa la Constituciónes fundamental para cualquier sociedad que quiera sobrevivir sin conflictos, asícomo lo es en el ámbito internacional el cumplimiento de los tratadosinternacionales. El designado por el líder para sustituirlo en caso de suausencia absoluta y de ganar las elecciones debería entender lo complejo de lostiempos que nos vienen por delante.

Suactitud de confrontación irracional con la oposición venezolana, alejada de un estiloconciliatorio y de constructor de consensos que debió aprender en su paso porla diplomacia, lo acerca más a los niveles de la politiquería que a los deestadista.

Loscubanos parecieran intuir que si bien se trata de un hombre alto, tiene poca alturapolítica. Eso le conviene a La Habana. Lo quieren convertir en un buen burócrata y en unincondicional aliado.