• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Mensajes a Maduro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ante la cercanía de las elecciones parlamentarias, el mensaje más importante recibido por Nicolás Maduro le ha sido enviado por el pueblo venezolano. La mayoría de la población ha respondido con normalidad al llamado de los candidatos y ha demostrado una ejemplar conducta ante el evento comicial. Ese es el más importante de los mensajes ante sus discursos inflamados que pretenden sembrar la zozobra en un ambiente que se mantiene dentro de la normalidad.

Solo unos grupos aislados tratan de perturbar la paz, sin que la violencia de sus ánimos haya podido sacar al electorado de su decisión de evitar las provocaciones alimentadas por las palabras sectarias y atrevidas de Maduro.

Con su apego a las leyes y su fe inquebrantable en la decisión que tomará la soberanía popular, los venezolanos hacen oídos sordos a los ruidos airados que pronuncia este ciudadano que supuestamente nos representa a todos.

Pero la alarma persiste, no en balde Maduro continúa en su idea de que se vive el preludio de una batalla de incalculables consecuencias para quienes solo manejan el arma lícita y pacífica del voto.

De allí que a las voces mayoritarias de la ciudadanía se agregue ahora el rotundo llamado de atención que acaban de hacer tres relevantes funcionarios extranjeros en el ejercicio pleno de sus funciones: David Cameron, primer ministro del Reino Unido; Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, y Thorbjorn Jagland, secretario general del Consejo de Europa.

Saben ellos de la vocación de convivencia del pueblo, pero también de cómo Maduro la ha querido torcer a través de la fuerza bruta. En consecuencia, censuran la inhabilitación de varios nominados de la oposición y le exigen que respete la vida y la integridad de los candidatos. No dejan de detenerse en el caso del asesinato de un dirigente de AD que participaba en un acto de masas, suceso que ha llamado la atención del mundo y que conduce a mirar hacia Maduro a la hora de establecer responsabilidades.

Que políticos como los referidos hagan un alto en sus rutinas para exhibir ante la comunidad internacional su preocupación frente a la posibilidad de que suceda aquí un conflicto promovido por quien tiene la obligación de llamar y vigilar la concordia, es un hecho de especial trascendencia.

El documento también ha sido subscrito por los ex presidentes Felipe González y Ricardo Lagos, de España y Chile, cuyas firmas comprometidas históricamente con la democracia le dan mayor relieve a la preocupación. Por si fuese poco, ya Almagro habló desde la OEA, y en Estados Unidos la precandidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, detiene su campaña para exigir a Maduro el respeto a la decisión que el pueblo tomará el 6-D.

Las palabras violentas de Maduro están ante dos valladares esenciales: la mayoría del pueblo las rechaza, pero también figuras fundamentales de la democracia a escala universal. El mensaje debe ser tomado en cuenta por el CNE y por la FAN, no vaya a ser que en Miraflores estén tapadas las orejas.