• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Mensaje a García

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas Polar nunca fueron vistas con buenos ojos por el comandante. Fue, para él, inalcanzado objetivo estratégico de su fallida política de seguridad alimentaria, cuyas desastrosas secuelas, magnificadas por Nicolás Maduro, padecemos hoy los venezolanos.

Y si no han pasado a formar parte del ineficiente parque industrial del Estado –integrado por empresas expropiadas a sus legítimos propietarios– es porque los consejeros del régimen saben que, en manos del gobierno, no garantizarían los niveles de productividad alcanzados por ese conglomerado que preside Lorenzo Mendoza y, en consecuencia, se correría el riesgo de pasar de la escasez a la hambruna.

Apropiarse de las Empresas Polar es una aventura riesgosa, pero también una apuesta en la que el gobierno podría, in extremis, jugarse el resto; de allí, que sobre ellas gravite un ultimátum continuo que impele a sus accionistas a buscar alternativas de crecimiento en otras latitudes, a fin de contrarrestar a tiempo zarpazos que lamentar a destiempo.

Sin embargo, las limitaciones en la asignación de divisas para la importación de insumos, las intimidaciones y el hostigamiento (inspecciones caprichosas e intempestivas de sus instalaciones, redirección a Pdval de sus camiones) no han impedido que la red de distribución de la empresas siga surtiendo “de manera directa en cada rincón del país a 37.912 establecimientos comerciales”, tanto públicos como privados.

Y es que, sin importar lo que afirme Maduro, lo cierto es que, desde hace ya 7 años, Empresas Polar publica en su página web los reportes y cifras de distribución así como sus inventarios. Es una organización transparente en sus operaciones.

En línea con esa conducta, Lorenzo Mendoza ha dirigido una carta a Nicolás Maduro que ha acaparado el interés de la opinión pública. El momento escogido para la difusión de esa misiva no responde a la casualidad sino a la pertinencia, ya que al país lo inundan rumores respecto al destino que el gobierno depararía a la Polar.

En ella, Lorenzo Mendoza señala: “Somos parte de la solución y nuestro compromiso es contribuir por todos los medios que nos sea posible a que cada venezolano disponga de los productos que requiere, de manera oportuna y asequible. Esa es nuestra razón de ser como empresarios: invertir, generar empleo, producir, distribuir, establecer relaciones ganar-ganar y generar bienestar para todos los involucrados en la cadena de valor”.

Respetuosa y contundentemente, informa de las inversiones y expansión del grupo y le recuerda a Maduro que, en su oportunidad, planteó “12 propuestas en materia económica que, a su juicio, debían ser atendidas con prioridad” y, agrega: “Creemos firmemente que la mejor manera de ofrecerle soluciones a la población, en materia de abastecimiento, es mediante la integración de esfuerzos entre Estado y empresa privada”.

 ¿Un mensaje a García? En todo caso, revela un rotundo llamado a la concordia y la sensatez que no debe ser desestimado por el gobierno.