• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Lula y la realidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diario La Nación, de Buenos Aires, sorprendió ayer a sus lectores con una larga y excelente entrevista al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva. Por supuesto, Venezuela y la reelección de Hugo Chávez fueron unos de los temas en cuestión. Resulta por demás interesante para los venezolanos lo que piensa este curtido dirigente obrero y ex jefe de Estado que se negó a modificar las reglas de juego en beneficio propio y no buscó un tercer mandato presidencial, a pesar de que al final de su periodo contaba con 87% de aprobación por parte de la opinión pública.

Lula apenas le sacó el cuerpo a un par de preguntas de las tantas formuladas con inteligencia, firmeza y sagacidad por el periodista de La Nación. Del resto, habló con franqueza sobre el Mercosur, las complicadas relaciones entre Argentina y Brasil, la nueva integración del Consejo de Seguridad de la ONU que no puede reducirse a una simple ampliación del número de sus miembros, entre otros temas.

En lo que respecta a Venezuela, el ex presidente Lula fue más sustancioso pero sin dejar colgando de la brocha a su amigo Hugo Chávez. Cuando el periodista le recordó su apoyo a la reelección de Chávez respondió riendo: “No. Eso lo afirmé en el Foro de Sao Paulo pero no lo dije para la campaña electoral”.

El periodista no dejó pasar la oportunidad y repreguntó: “Pero usted estaba a favor de la reelección. ¿Cree que es bueno para la democracia venezolana y de la región que una misma persona esté 20 años al frente del poder?” Lula recordó que cuando estaba en la presidencia de la República y tenía 87% de aprobación: “Prohibí que mi partido presentara cualquier tipo de enmienda proponiendo mi segunda reelección. Me parece que la democracia es un ejercicio de alternancia de poder, no solamente de personas, sino de sectores de la sociedad”.

Desde luego que colocado entre la espada y la pared por el periodista, a Lula no le quedó otro camino que retroceder a toda máquina y aceptar que el apoyo público a Chávez no había sido precisamente una iniciativa apresurada. Alegó una inocencia que nadie le compra ni le cree al afirmar que él no tiene “incidencia en la política de Venezuela”, lo cual no es en lo absoluto cierto. “Había una elección en Venezuela, donde dos personas se presentaron y yo creía que Chávez sería mejor para Venezuela”. Menudo infantilismo en un veterano político sólo produce risa.

Llegado a ese punto, a Lula no le quedó otro camino que dar un consejo a su discípulo: “Creo también que el compañero Chávez debe empezar a preparar su sucesión. Porque la Constitución permite que Chávez sea candidato por cuarta vez, pero cuando él pierda los adversarios también podrían presentarse cuantas veces quieran, y eso no creo que sea bueno. Por eso es que yo mismo no quise un tercer mandato. (…) Para la democracia, la alternancia de poder es una conquista de la humanidad, y por eso hay que mantenerla”.