• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Habló el monedero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Juan Carlos Monedero, antiguo consejero de Hugo Chávez, profesor de la Universidad Complutense, fundador y asesor de Podemos, partido político de reciente cuño y éxito creciente en España, opina con frecuencia sobre asuntos venezolanos. Quizá la afición le venga de los pagos que le hizo el Comandante Eterno por sus luces, que ha mantenido hasta la actualidad para mirarnos desde su prisma después de hacerse el loco con el pago de los impuestos causados por el dinero que se llevó de Miraflores como producto de una pródiga asesoría. Hace un par de días, para refrescar el vínculo con sus antiguos patrones y pagadores, se tomó la molestia de analizar la sentencia de Leopoldo López en términos escandalosos.

Leopoldo López, aseguró Monedero, jamás ha estado dispuesto a respetar la legalidad vigente en Venezuela. Así empezó este sujeto su comentario de un proceso judicial que ha sido considerado como una aberración por juristas e instituciones de diversas latitudes. Aventurada manera de observar los procederes de un dirigente que se ha mantenido dentro de los cauces de la legalidad. Ni siquiera en el juicio amañado que se le siguió se pudo encontrar una mínima evidencia del irrespeto que ahora le reprocha el señor de la cartera. Pero, a la vez, adecuada forma de iniciar un comentario caracterizado por la ligereza y la irresponsabilidad.

Porque, después de este insólito inicio, el catedrático de la billetera cometió la avilantez de comparar a López con los terroristas de ETA. Se puede establecer una analogía cabal entre el llamado de López a unas manifestaciones públicas con el levantamiento popular que, en las horas de mayor violencia, hicieron los etarras para derrumbar el régimen legítimo de España, se atrevió a afirmar sin hacer siquiera un parpadeo. Estamos ante un cotejo canallesco que solo se puede permitir un ignorante de los sucesos venezolanos, o un evidente alcahuete de quienes perpetraron una de las injusticias más protuberantes de la historia judicial venezolana. Los muertos de esas terribles jornadas son obra de López, según un profesor de abundosa faltriquera que prefiere hacerse de la vista gorda con los verdugos reales, es decir, con los maleantes que en el pasado reciente cancelaron la tarifa de sus consejos.

Pero, no contento con lo dicho, el tipo del carriel terminó criticando a los parlamentos de Europa que han recibido con honores a los emisarios del terrorismo venezolano. ¿Quiénes son tales emisarios, según la complutense y desinteresada lumbrera? Lilian Tintori y Mitzy de Ledezma. Unas ciudadanas honorables que han echado sobre sus hombros las causas de sus maridos injustamente perseguidos, mas también las de todos los presos políticos que llenan las cárceles de la autocracia, son heraldos de los etarras venezolanos, de acuerdo con Juan Carlos Monedero.

Grande ha de ser la deuda que contrajo con Chávez el catedrático de la billetera, para caer en este lodazal de calumnias.