• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Guerrilleros en el aula

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Ejército de Liberación Nacional de Colombia se dedica ahora al magisterio. Parece que en estos días le atrae más la pedagogía que la lucha subversiva. Está en el trance de dejar el tráfico de drogas y el negocio de la vacuna, para ocuparse de dar lecciones frente a los pupitres de la muchachada.

Todavía los narcoguerrilleros no obtienen licencia del ministerio para meterse de lleno en su inesperada y sorpresiva vocación, pero están haciendo lo posible y parece que no quieren cejar en el empeño ante unas autoridades que los ven, disimuladamente, con buenos ojos. Curioso cambio de conducta, no sólo porque nadie esperaba verlos en el papel de maestros de escuela. Sucede que no hacen el trabajo en su país, sino en el nuestro.

Como han denunciado representantes del Colegio de Profesores de Venezuela, los irregulares distribuyen panfletos en las escuelas del Táchira con mensajes destinados al alumnado. Se los llevan a los maestros para que dirijan por buen camino a los párvulos mediante la difusión del material ideológico que han preparado para tan loable tarea.

Preocupados por su trabajo y por su vida, los maestros han llamado a los directivos de los planteles para exponerles la situación y para que hagan la denuncia correspondiente. Aseguran que no se trata de un caso insólito debido a que los narcoguerrilleros colombianos se mueven con libertad en el estado
Táchira y reparten los textos sin disimulo.

Tal vez el gobierno regional comparta el pedagógico empeño de esos catedráticos llegados del vecindario. Ha permitido, primero, que se muevan con libertad a plena luz del día; y segundo, ha exigido a los maestros que desmientan los hechos que antes denunciaron. Como en el Táchira no pululan los guerrilleros colombianos, es imposible que estén repartiendo panfletos para escolares y presionando a los profesores para que los reciban, aseguran los jefes desde el palacio de gobierno de San Cristóbal.

¿Mienten los maestros del Táchira y los representantes del Colegio de Profesores de Venezuela que han llamado la atención sobre el escandaloso suceso? Un grupo de diputados del Consejo Legislativo del estado asegura que dicen la verdad y apoya su versión de los hechos frente a la actitud asumida por la gente de la gobernación del estado, que no ve narcoguerrilleros en el área ni irregulares convertidos en pedagogos de la niñez tachirense.

No estamos ante un caso intrascendente. No sólo obliga a velar por la seguridad de los maestros presionados por los guerrilleros colombianos y por la educación cívica de los alumnos, sino también por la soberanía nacional, burlada sin miramientos o tal vez con la complicidad y también la complacencia de las autoridades regionales. El gobernador Vielma Mora debe fijar posición con toda claridad, sin dejar motivos para la duda, sobre la nueva modalidad que impone en Venezuela el ELN.