• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Faltas y disculpas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de la decisión tomada por el presidente de la Asamblea Nacional de sacar del Palacio Legislativo, bajo su custodia, unos retratos del fallecido presidente Chávez, el coordinador de la MUD se apresuró a ofrecer disculpas. No abordaba un asunto apacible, debido a que también había ordenado el diputado Henry Ramos Allup que se sacaran las imágenes de un Bolívar fabricado por la iconografía roja-rojita como objeto de proselitismo político.

Tal vez la mezcla de un supuesto retrato del Libertador con las diversas poses del comandante que se habían entronizado en son de triunfo pudiera ofrecer material para un airado debate, si no se estuviera ante la fabricación de una patraña capaz de convertir a un mantuano de pura cepa en la representación del mestizaje del pueblo venezolano.

En un editorial anterior se avaló la seriedad inobjetable del acto llevado a cabo por Ramos Allup. Pero, si así lo hizo un periódico independiente que sirve a sus lectores desde una perspectiva republicana y democrática, ¿por qué se pone el coordinador de la MUD a sacarle el cuerpo a la jeringa?

El coordinador se preocupa por las sensibilidades que pudieron herirse debido a la limpieza iconográfica. Perdonen ustedes, ciudadanos chavistas, militantes chavistas, respetados amigos chavistas, este gesto que les ha caído mal, afirmó. Solo le faltó cerrar la disculpa con algo así: tranquilos, que no volverá a suceder, ya le llamamos la atención al responsable.

No pudo criticar la legalidad de la decisión, pero aún así tomó el derrotero de una excusa sin fundamento para quien procura cambios de forma y fondo en el manejo de la nación. Es evidente que dejó mal parado al presidente de la Asamblea Nacional, sin que tuviera sentido la distancia que quiso poner cuando apenas está comenzando el proceso de adecentamiento y mudanza ofrecido en la campaña electoral.

La disculpa no deja de ser una falla catastrófica, no solo porque mostró fisuras innecesarias en el comienzo de un capítulo que puede ser fundamental para el cambio político por el cual clama la mayoría aplastante de los electores, sino porque no tuvo un reclamo para el ministro de la Defensa, que declaró en términos altaneros y antirrepublicanos contra el mismo acto que a él lo había llevado a solicitar insólito perdón.

En lugar de criticar a un ciudadano elegido por la oposición para la presidencia del Parlamento porque tomó una decisión sobre la cual no caben reclamos ajustados a la legalidad, el coordinador de la MUD debió exigir disculpas al ministro de la Defensa, quien, después de la expulsión de las referidas imágenes, tuvo la avilantez de proclamar a Chávez como padre de la patria junto con Simón Bolívar, y de anunciar el respaldo de la institución armada a la pretendida revolución que tanto daño nos ha causado.

El coordinador de la MUD se hizo de la vista gorda frente a una intervención contraria a la Constitución y prefirió evitar roces con unos panas. Terrible muestra de falta de visión, pero también de solidaridad con la causa justa.