• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Democracia insiste

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Democracia insiste

 

Ayer en Caracas se vivió un ambiente que hacía tiempo no se sentía en este valle hermoso y caótico. Desde el interior llegaban a la vez noticias esperanzadoras. Las elecciones presidenciales se desarrollaron de manera tranquila y organizada, con una gran presencia de votantes y una disciplina cívica que nos llena de orgullo.

Desde luego, la mayoría de los incidentes y violaciones de las normas electorales provenían de las bandas armadas del oficialismo, de los puntos rojos colocados a pocos metros de los sitios de votación (algo que está prohibido por el CNE) y de la Guardia Nacional Bolivariana. La disciplina y la imparcialidad institucional de ese cuerpo castrense habrá que restituirla para bien y confianza de la ciudadanía toda, no sólo para una parcialidad política o electorera.

Resulta evidente que estas elecciones han alcanzado un nivel de expectativas como nunca antes. En primer lugar, porque los ciudadanos han ido progresivamente aceptando que desde el Gobierno se ha instalado una maquinaria alimentada descaradamente con los dineros públicos, lo cual les ha permitido el desvío de votos, la engañifa con las máquinas de votación, el terror con las captahuellas y las diversas trampas con los escrutinios, horas de cierre, testigos falsos, control de las personas que no han votado y que se les manda a buscar en moto (con el viaje pagado previamente) o taxis para los ancianos que eran cancelados en dinero contante y sonante.

Toda una trama destinada a pervertir la pureza del voto como expresión individual del ciudadano. Ayer, en varios puntos de la ciudad y concretamente en la zona de Paulo VI, llegó a tal punto el desgano de los militantes bolivarianos que quienes fueron a tocar la puerta para que salieran a votar ¡eran cubanos! Les parecerá una mentira más de las tantas que se han dicho en esta campaña, pero mañana los periodistas pueden acudir a la urbanización para preguntar a algunos de los vecinos si eso fue así y, no tenemos la menor duda, que lo confirmarán. Y esto lo decimos porque los cubanos recibieron un portazo ante su falta de respeto.

Un despacho de la agencia Efe recogía unas declaraciones del candidato presidencial de la oposición, Henrique Capriles, en las cuales pedía “no hacer caso de supuestos rumores lanzados por parte del Gobierno sobre un resultado que no existe”. Más adelante, animaba a vigilar los colegios mientras los electores apuraban los últimos minutos antes de la hora de cierre de las votaciones.

Capriles fue muy claro al señalar, a través de la red social Twitter: “¡El Gobierno está sembrando un resultado que no existe! ¡Mosca! Esa es su especialidad”.