• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Cultura cervecera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Atribuyen a babilonios, egipcios y sumerios la invención de la cerveza, bebida milenaria que, puede decirse, se toma en apreciables cantidades en casi todos los países del orbe y a la que un considerable número de personas reputa de alimenticia, porque sabido es que es rica en vitaminas, proteínas, sales minerales y carbohidratos; estudiosos de la nutrición sostienen que su consumo ponderado puede formar parte de una dieta saludable, pues proporciona “colesterol bueno” y contribuye a coagular la sangre. En Venezuela, se tienen noticias de su temprano consumo por su inclusión en listas de compras que datan de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX; importada, seguramente de Holanda vía las Antillas, porque, si bien es factible que en la Colonia Tovar se produjese artesanalmente en modestas cantidades, la primera empresa cervecera del país se fundó en 1893, hace un poco más de 120 años, a lo largo de los cuales hay una riquísima historia en la que aparece, en 1949, la marca del oso que hoy enfrenta serias dificultades, derivadas de la falta de divisas para la adquisición de materias primas, anuncios de paralización por parte de un sindicato de escasos afiliados y de quinta columnistas y caza güires infiltrados en él.

La crítica situación que atraviesa la industria cervecera puede ser motivo de regocijo para intolerantes defensores de la abstinencia como virtud, casi que teologal, pero, sobre todo, de camisas rojas que ven calva la oportunidad para vender la moralina antialcohólica del comandante, la misma que combate el consumo de artículos de cuidado personal y alimentos que consideran superfluos o incensarios –porque no los usan ni les gustan– y terminan defendiendo la falta de higiene. Los extremos, claro está, se tocan.

La morosidad de las autoridades en lo relativo al “otorgamiento de permisos de importación y en la liquidación de 217 millones de dólares para pagar a los proveedores internacionales de materias primas e insumos impide la continuidad en la fabricación de cerveza”. Así de sencilla ha sido resumida la situación no sólo por voceros de la Polar sino por la dirigencia institucional del sector. “A los niveles actuales de producción, si no se reponen los insumos podremos operar solo hasta principios de agosto”, informó a El Nacional Omaira Sayago, directora ejecutiva de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza. Y añadió que estaría en riesgo el proceso productivo y la operatividad de las plantas. Para los trabajadores la situación es más que preocupante. Peligran más de 30.000 empleos; por eso, el viernes salieron a las calles para protestar por la negativa gubernamental de suministrar las divisas y licencias indispensables para seguir adelante con la elaboración, embotellamiento, distribución y venta de un producto que es patrimonio gastronómico y recreacional del país; es decir, aunque no les guste a los extremistas de uno y otro lado, que es parte de la cultura popular de la nación. Como decía Frank Zappa: “No se puede tener un país de verdad a menos que tenga una cerveza y una aerolínea”.