• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Capriles y las cárceles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Capriles va a pasar a la historia del país por ser el primer candidato presidencial que, en una campaña electoral venezolana, presenta una propuesta para solucionar uno de los más graves problemas que vive Venezuela, como es la situación carcelaria.

El Comando Venezuela buscó a los mejores expertos en materia penitenciaria para la elaboración de un plan que en los plazos de 100 días, 1 año y 3 años, haga una verdadera transformación de las cárceles con el compromiso principal de que en los primeros 12 meses gobierno el Estado retomará el control de las cárceles -hoy en poder de los reclusos-, y que se estarán sembrando las bases para devolver la dignidad a los recintos carcelarios.

Con el lema Cárceles en Positivo, Capriles engloba sus propuestas en tres grandes áreas: el derecho de los privados de libertad de vivir en condiciones justas, que existan oportunidades para todos y que dentro de las cárceles se pueda vivir tranquilo.

Capriles se compromete a reducir el hacinamiento en nuestras cárceles garantizando una defensa pública de calidad y traslados oportunos a los tribunales; ampliar y mejorar las edificaciones carcelarias, centros de atención médica y odontológica funcionales en cada prisión, al igual que brindar atención materno-infantil y ginecológica en los centros de reclusión femenina. Igualmente garantiza el trato digno a los familiares y visitantes.

Otra de las propuestas es el desarrollo de las capacidades de los reclusos por medio de programas educativos eficaces que les permitan terminar sus estudios básicos y universitarios, para los que así lo deseen. Esto se complementará con la creación de un Sistema Nacional de Capacitación que le dará a los presos herramientas para el trabajo.

Se compromete a acompañar a quienes recuperen la libertad a su reinserción social a la sociedad por medio de programas sociales ayudándolos a conseguir un trabajo digno, facilidades para obtener una vivienda y para emprender los proyectos que tengan en mente mediante el apoyo de microcréditos.

El plan de Capriles toma en cuenta el cumplimiento total del artículo 272 de la Constitución en el que se establecen puntos importantes como la descentralización de las cárceles y su pase a las gobernaciones de Estado, emplear a penitenciaristas profesionales con credenciales académicas universitarias, que puedan haber modalidades de privatización como por ejemplo el servicio de comida y, lo más importante, el candidato piensa rodearse de las mentes más capaces de este país en materia penitenciaria, sin exclusiones de ningún tipo, y con el objetivo único de que las prisiones sean sitios donde se respete la dignidad de los reclusos y sus derechos humanos.

Si comparamos todo este plan profesional y bien meditado con el improvisado proyecto que lleva adelante la insensata ministra Iris Varela desde el Gobierno rojito, nos damos cuenta de que sólo hay un camino.