• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Anfitriones de Kerry

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy, a menos de tres meses de la visita del vicepresidente Joe Biden a Colombia y Brasil, el secretario de Estado John Kerry llega a Bogotá. Después de su jornada de mañana, viajará a Brasilia.

La presencia del diplomático cuya gestión es considerada por el gobierno de Barack Obama tan importante en el polvorín del Medio Oriente, es señal del interés por aproximarse a Latinoamérica desde esos dos países. En mayo, poco antes de la visita de Biden, que incluyó una parada en Trinidad y Tobago, el propio Obama había estado en México y Costa Rica, para confirmar la intención de mayor acercamiento hemisférico en su segundo mandato.

El propósito del viaje de Kerry es “ampliar la cooperación y el diálogo con importantes socios regionales”. Se trata de dos destinos de interés singular y diverso para el balance de la política exterior de Estados Unidos hacia el sur del continente. Tanto el presidente Juan Manuel Santos como la presidenta Dilma Rousseff tienen extendida la invitación para hacer visitas de Estado a Washington en el último trimestre del año.

Colombia sigue siendo un país muy cercano a las prioridades estadounidenses de seguridad, tanto en materia de lucha contrainsurgente como en la de combate al narcotráfico, dos políticas en las que el gobierno de Santos ha sostenido y avanzado importantes logros, a la vez que ha procurado un mejor balance entre seguridad, derechos humanos y prosperidad.

Desde hace poco más de un año está vigente el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, pero también hay que anotar que Colombia se cuenta entre los países latinoamericanos con mayor cantidad de TLC suscritos, fundamentalmente con países de la cuenca del Pacífico, entre ellos los tres latinoamericanos con los que conforma la Alianza del Pacífico. Allí, negociaciones mediante, pueden cultivarse más amplias coincidencias: por el interés de Estados Unidos en unirse como observador a esa Alianza y por el de Colombia de hacerse parte del Acuerdo Transpacífico que Obama ha propuesto ampliar.

La importancia de Brasil para Estados Unidos quedó develada en los documentos filtrados por el espía Edward Snowden. Asunto que dejó mayor huella en Brasil y que el encuentro de Kerry con el canciller Antonio Patriota ayudará a dejar atrás, en beneficio de la visita de Rousseff a Washington.

Este nuevo acercamiento viene precedido por el reconocimiento del vicepresidente Biden cuando dijo “Brasil no es más un país emergente. Brasil ya emergió y demostró que no hay que escoger entre democracia y desarrollo”, pero también cuando propuso multiplicar los negocios, seguramente pensando en recuperar la primera posición como socio comercial, que mantiene en Colombia pero que perdió en Brasil frente a China.

Y sobre la agenda regional, ¡qué bueno sería enterarse de lo que privadamente dirán estos anfitriones, tan evasivos cuando de los problemas de las democracias ajenas se trata!