• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Amistad sin cariño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según la agencia de noticias española Efe, Venezuela tilda de “acto inamistoso” el anuncio de Guyana sobre el tema fronterizo. Pero veámoslo bien: ¿qué otra cosa puede hacer el blandengue gobierno venezolano? Con una fuerza militar capaz de arrasar con los ocupantes ilegales que extraen oro, diamantes y deforestan un territorio que está en el limbo legal pero que es nuestro sin lugar a dudas y que políticos sinvergüenzas esquivan y no dan la cara. El asunto se lo bailan sin el valor de asumir la ocupación de ese territorio que sería, luego, el fin de una vez por todas de la controversia.

Veamos esta actitud grosera de la canciller de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett. Nos desafía como si ellos tuvieran la razón histórica, y no el respaldo de una potencia colonial que puso su bota en Suramérica para hacer lo que hace ahora, depredando, vendiendo ilegalmente sus riquezas en el Esequibo a los brasileños (que juegan a ser hermanos y socios de los chavistas pero que venden sin mirar a un lado lo que es nuestro).

La agencia Efe dice con toda razón que el gobierno de Venezuela tildó de “sorprendente” y con ribetes de “acto inamistoso” el anuncio de la canciller Carolyn Rodrigues-Birkett de que su país estudia una acción internacional distinta de la ONU para zanjar la disputa bilateral fronteriza. ¡Qué cínica esta señora que se gasta las tres cuartas partes de su sueldo en vestirse en las mejores casas de moda de Europa! mientras su pueblo se muere de hambre, y ahora sale a exigir por la suerte de ese pueblo abandonado que es el Esequibo.

La información de la agencia Efe advierte, con toda razón, que para la Cancillería venezolana “resulta sorprendente el anuncio realizado por Rodrigues-Birkett a los medios de comunicación, obviando los canales diplomáticos establecidos y pertinentes, según el cual la República Cooperativa de Guyana pretendería dar por terminado el proceso de buenos oficios convenidos entre las partes, explorando opciones adicionales”.

A cuenta de que “sin que haya mediado ningún tipo de consulta” con Venezuela, “lo cual pudiese interpretarse como un acto inamistoso”, no hay que olvidar que Venezuela y Guyana “mantienen una controversia por el Esequibo, una zona de unos 160.000 kilómetros cuadrados que los venezolanos reclaman en la frontera con ese país y que supone tres cuartas partes del territorio guyanés”.

El conflicto, recuerda la agencia Efe, prosigue tras la independencia de la antigua colonia británica, aunque ambas naciones decidieron en 1966 buscar una solución a través de ONU, en un llamado “Proceso de Buenos Oficios”.

Rodrigues-Birkett dijo la semana pasada en una rueda de prensa que su gobierno decidirá en 2015 si busca o no “nuevas opciones” distintas a la ONU, eventualmente una acción judicial de la Corte Internacional.

Nosotros, si tuviéramos coraje, le buscaríamos, ante la debilidad del enemigo, una solución contundente. Pero hay que pedir permiso a Fidel.