• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Leopoldo Martínez Nucete

La economía biométrica

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un año y medio de retórica con vacilaciones de un gobierno que sigue paralizado frente al problema de abastecimiento e inflación que atormenta a los ciudadanos; claramente resultado del colapso de un modelo que conllevó a una caída brutal toda la producción nacional, incluida la petrolera, por la falta de confianza e inversiones; y con ello un déficit de ingresos en dólares para hacer frente a una dependencia colosal de las importaciones, engordadas por empresas de maletín y sobrefacturación.

¿La respuesta del gobierno después de tanto debate? Vamos a cerrar las fronteras, para evitar el contrabando de extracción; y pondremos maquinas captahuella en todos los abastos del país para racionar el consumo. ¡Por favor!

Este desgobierno parece dispuesto a seguir adelante, primero, con este sistema cambiario absurdo que sólo profundizará distorsiones, especulación y devaluación. Segundo, vendiendo activos estratégicos y rentables de la nación como Citgo, en lugar de los activos o empresas expropiados para los cuales el gobierno no ha encontrado ni encontrará forma de operarlos de productivamente. Y tercero, endeudando al país sin planes de inversión petrolera o de infraestructura que permitan impulsar el crecimiento de la economía, para gastar sin medida con base a caja y sin respetar presupuestos. Más aún, profundizando el modelo de endeudamiento con China, que nos resta capacidad de exportación petrolera a los precios de mercado, sin que exista plan para incrementar la producción.

Lo que sucede es grave y lo que se asoma peor. Este año la economía cerrará con un decrecimiento de 3%, inflación de 56% y una caída en la inversión de 9,9%. ¿Qué anticipa ese cuadro para el año 2015? Que con un déficit fiscal e inflación que reincidirán por encima de 10% y 50%, respectivamente, la economía no experimentará crecimiento o podría incluso decrecer nuevamente 1%; pues la inversión seguirá cayendo de 2% a 5% si no convocan de inmediato un agresivo plan de inversiones en el sector petrolero.

Desde el Dakazo hasta las soluciones económicas biométricas de esta semana hay un denominador común: una radicalización escapista, que constituye un desgarrador salto al vacío económico. El escenario exige brillantez política para articular un planteamiento que organice y movilice a los venezolanos para convertir el año 2015 en una sólida expresión de la voluntad de cambio que ya se respira en la calle.

Mientras tanto, una pregunta se agrega al expediente contralor de este proceso: ¿de quién será el negocio de importación de esas máquinas biométricas? Para eso sí hay dólares.

@lecumberry