• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Juan Carlos Ballesta

El día que todo cambió: 50 años de la beatlemanía

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque en el Reino Unido, The Beatles era ya un fenómeno de masas en 1963 con sus dos primeros discos, Please Please Me y With The Beatles, conquistadores, uno tras otro, del primer lugar de ventas en Gran Bretaña; en Estados Unidos hubo resistencia a aceptar que desde el otro lado del océano se aproximaba un tsunami que cambiaría para siempre las reglas de la industria musical.

El 7 de febrero de 1964 John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, junto con su mánager Brian Epstein, aterrizaban en Nueva York –donde los esperaban 5.000 fervientes admiradores, curiosos, fotógrafos y periodistas– para presentarse 2 días después en el famoso programa de TV Ed Sullivan Show. Una visita que funcionó como un bálsamo para una sociedad traumada por el asesinato de su presidente, John Fitzgerald Kennedy, 2 meses antes.

En su primer año lanzaron también varios singles que se convirtieron en éxitos en apenas días, destacando “I Want to Hold Your Hand” y “She Loves You”, cuyo impacto fue realmente inverosímil. Logró las más rápidas ventas en el Reino Unido hasta ese momento, con 750.000 ejemplares en 4 semanas.

Entre tanto, en Estados Unidos apenas se conocía de la existencia de un grupo formado por cuatro jóvenes “melenudos” provenientes de Liverpool. Las disqueras norteamericanas estaban concentradas en sustituir los recientes e incendiarios héroes del rock and roll como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Little Richard o Bill Haley, por cantantes y grupos más manejables. Así, las listas de aquellos primeros años sesenta fueron ocupadas por Bobby Vinton, Brenda Lee, The Shirelles, The Ronettes, Neil Sedaka, Paul Anka y muchos otros intérpretes, en su mayoría de presentación intachable y canciones edulcoradas.

Capitol Records, socio comercial en Estados Unidos de EMI Records, se había negado una y otra vez a atender las evidencias que se producían al otro lado del Atlántico. Las peticiones de EMI a través del mánager de los Beatles, Brian Epstein, eran repetidamente negadas con el mensaje: “Not suitable for the US market” (No apropiado para el mercado de Estados Unidos). Solo algunos sucesos incontestables pudieron cambiar los hechos.

El empresario y curtido animador de televisión Ed Sullivan decidió invertir en The Beatles. No pudo tomar una mejor decisión. Sullivan propuso a Epstein lo que lucía como un extravagante acuerdo: tres apariciones en su show por 4.500 dólares cada una, 5 boletos aéreos y todos los gastos cubiertos. La oferta era oro puro y Epstein lo sabía, más aún sin un contrato discográfico sólido y sin haber sonado en radio.
En el corto tiempo que había pasado de 1964, 60% de todas las ventas discográficas del país correspondía a The Beatles. Las prensas de Capitol no se dieron abasto por la demanda y tuvieron que recurrir a RCA y Columbia, que eran competencia.
El 9 de febrero, a las 8:00 pm, 60% de los televisores de Estados Unidos tenía sintonizado CBS. Padres e hijos sentados juntos, unos temerosos y críticos, los otros inquietos y expectantes.

Sullivan hizo la presentación y de inmediato tocaron “All My Loving”, seguida por “Till There Was You” y “She Loves You”, cuyo “yeah yeah yeah” enloqueció a todos. Regresaron con “I Saw Her Standing There” y “I Want To Hold Your Hand”. La presentación fue contundente y el país entero se conmocionó. El “fenómeno beatle” se había instalado para siempre.