• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Semtei

El desmoronamiento moral de la patria

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ando ayudando en la campaña electoral en el estado Lara. Mucha animación y magnífica fuerza opositora. Todas toditas las encuestas dan a Henri Falcón ganador por 3 cuerpos de ventaja. Estamos hablando de cerca de 500.000 votos a favor. Hay un desmoronamiento del Comando Carabobo de Reyes Reyes, quien aparece ligado indisolublemente a los hechos de violencia, a las bandas de exterminio y al uso de los órganos policiales como fuerza armada privada: guardaespaldas, mensajeros y para procesos de extorsión y amenazas. Los casos sobran. Hay una ONG dedicada únicamente a la recopilación de las docenas de casos acaecidos en el estado Lara, denominado Comité de Víctimas del Gobierno de Reyes Reyes.

El fenómeno de resquebrajamiento de la moral nacional se evidencia claramente si observamos el tipo y calidad del lenguaje verbal y corporal de los moradores del Palacio de Miraflores. La inmensa mayoría de la delincuencia está desatada y multiplicada en todos los confines de Venezuela; 85% pertenece tristemente a la franja de edades comprendidas entre los 18 y 24 años de edad, es decir, los niños que a la llegada de Chávez a la Presidencia tenían de 4 a 10 años. No señor, Presidente, no son producto de la cuarta república, todos pertenecen a su tiempo de gobierno. Una niñez que, 4 a 10 años, después de recibir miles, decenas de miles, de llamamientos al odio, al desprecio de las clases medias, testigos de un silencio gubernamental cómplice frente a la violencia y la inseguridad, desde luego que ha sido  influenciada terriblemente, al deformar las mentes, corazones y almas de los infantes. Hay suficiente evidencia científica que demuestra fehacientemente que los mensajes de las principales figuras políticas de un país sirven de ejemplo a la mayoría de la población, especialmente a quienes están en proceso de formación en sus más tiernas edades.

Todo este lamentable hecho alcanzó ribetes tétricos con lo sucedido la semana anterior en el estado Lara. Uno de los pranes (presos rematados asesinos natos), el jefe del crimen de la cárcel de Rodeo, un personaje con más de 25 asesinatos en su prontuario, convicto y confeso además por violación, atraco, hurto, robo, fue designado oficialmente como “negociador” plenipotenciario del Gobierno central para lograr un acuerdo con los pranes de la cárcel de Uribana. Para el asombro de todos quienes lean este artículo, el señor Nelson Bracca, a la sazón miembro “honorífico” del Grupo FRÍO del estado Lara (Frente Revolucionario de Inquilinos y Ocupantes) el grupo más cercano e íntimo del ex gobernador Reyes Reyes y a la sazón director de la cárcel señalada, pues, invitó al señor pran caraqueño a su propia casa, a su hogar, para conversar las maneras de que el pran de Rodeo sirviera de puente, de intermediario, de representante, de embajador, con sus homólogos pranes de Uribana.

Este insólito hecho no viene sino a reforzar el criticable y vergonzoso acto de la Presidencia de la República, cuando el mismísimo premier conversó con el mismo gran pran rodeano para arreglar todo lo relativo a los acuerdos entre el Gobierno Nacional y las mafias de la cárcel de Rodeo.

A grandes rasgos, la patria está sacudida por la purulencia de la corrupción que corroe los cimientos de la democracia, por un sistema judicial venenoso y viciado, por cuerpos policiales infestados de truhanes, por una Contraloría General de la República sin titular alguno, que ni falta ha hecho a tenor del comportamiento del finado que se limitó a perseguir y a inhabilitar a dirigentes opositores, a una Asamblea Nacional cuyos baluartes, como Pedro Carreño, se limitan a levantar recurrentemente infamias y falsedades contra Henri Falcón. No hay hueso sano.

Qué tarea tan difícil de reconstrucción tienen frente a sí los verdaderos demócratas. No hay momentos de vacilación. El futuro nos pertenece.