• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Juan Carlos Ballesta

Los que nos dejaron en 2013

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un año siempre nos deja grandes cosas, pero también notables ausencias. Se suele hablar mucho de los mejores discos, los conciertos más memorables y los fallecidos más famosos. El resto de las personas que murieron parece pasar al olvido demasiado pronto. 

Dentro del rock el año 2013 se llevó a unos cuantos nombres que contribuyeron de manera  especial en sus respectivos nichos. El primero en la lista fue el bajista Nick Potter (61), quien tocó con Peter Hammill y la banda de progrock Van der Graaf. Siguió el cantante británico Tony Sheridan (72), con quien los Beatles tocaron antes de hacerse famosos. Continuó el magnífico poeta psicodélico Kevin Ayers (68), uno de los artífices del sonido Canterbury.

El gran guitarrista inglés de blues rock Alvin Lee (68), fundador de Ten Years After, banda con la que maravilló al público de Woodstock en 1969, murió el 6 de marzo tras complicaciones inesperadas en una sencilla operación. Al día siguiente lo siguió el teclista Peter Banks (65), uno de los fundadores del grupo británico de rock progresivo Yes. Fue dramático saber que los primeros días nadie se hizo cargo de su entierro, hasta que una colecta entre fans logró la cremación.

También en marzo murió Clive Burr (56), baterista original de Iron Maiden, luego de sufrir  por años esclerosis múltiple. El guitarrista y arreglista estadounidense Hugh McCracken (70), que tocó con decenas de grandes músicos -entre ellos McCartney, Lennon y Paul Simon-, murió de leucemia. Una sentida pérdida fue la del emblemático cantautor folk Richie Havens (72), quien tuvo el privilegio de abrir el Festival de Woodstock. No menos dolorosa fue la muerte de Ray Manzarek (74), fundador de The Doors y responsable del sonido distintivo del cuarteto californiano gracias a su órgano eléctrico.

Al estupendo bajista Trevor Boulder (62) lo quebró un cáncer. Lo pudimos ver en Caracas con la legendaria banda de hard rock Uriah Heep, pero su fama la había ganado junto a David Bowie a comienzos de los años setenta. El teclista Allen Lanier (67), fundador de la banda de hard rock neoyorquina Blue Oyster Cult, murió tras una enfermedad pulmonar.

El particular guitarrista J. J. Cale (74), uno de los pioneros del “Tulsa Sound”, una mezcla de blues, rockabilly, country y jazz, falleció inesperadamente de un ataque al corazón. La oboísta inglesa Lindsay Cooper (62) tenía tiempo luchando contra una esclerosis, tras haber sido parte de algunas de las bandas más arriesgadas del rock, entre ellas Henry Cow, Comus, National Health y News from Babel. Por su parte, el irlandés Phillip Chevron (56), guitarrista de la idiosincrática banda de folk-punk The Pogues, falleció de cáncer.

Tres personajes que contribuyeron mucho desde sus respectivos roles son parte de la lista: el productor e ingeniero de grabación Phil Ramone, el diseñador gráfico Storm Thorgenson (portadas de Pink Floyd entre muchas) y el diseñador de escenarios Mark Fisher (U2, Pink Floyd, The Rolling Stones).

De todos los fallecidos en 2013 fue Lou Reed (71) quien acaparó más espacio en los medios, por su inmensa trayectoria y gran influencia como poeta del rock. En las postrimerías del año falleció el cantante español Germán Coppini, fundador de dos de las bandas más representativas del rock gallego de los ochenta, Siniestro Total y Golpes Bajos.

A todos ellos, agradecemos sus aportes. Su legado no morirá.

@jcballesta @revistaladosis