• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eli Bravo

Esa cosa maravillosa llamada pasión

autro image
Inspirulina

Inspirulina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Combustible, chispazo, fuego, ¿cuál es la mejor palabra para referirse a la pasión? Posiblemente sea energía por todo el potencial que encierra y, cuando esa energía se expande suceden cosas maravillosas, como que la vida cobra una dimensión más profunda y adquiere mayor sentido. Vivir tu pasión no es un simple eslogan publicitario, sino una fórmula para transformar tu vida y la de todos a tu alrededor.

¿Sabes qué es lo que te apasiona? Sí, ya lo sabes: cultiva esa pasión. Si no, descubrirlo puede ser la aventura más importante que emprendas.

Lamentablemente muchas personas ven pasar los años sin sentir esta energía. Tengo un buen amigo, exitoso en el mundo de las finanzas, que me decía hace poco: “La verdad es que me siento desapasionado”. Para él, como para tanta gente, el trabajo se ha convertido en una forma de ganar dinero y los objetos en una forma de distraer el vacío.

Para encontrar esa energía que echa de menos, necesita hacerse la pregunta que Carmine Gallo, autor de Habla como TED, les hace a sus clientes: ¿Qué hace cantar a tu corazón?

En el caso de mi amigo podría ser la historia militar. Cuando te habla de batallas, estrategias y campañas se le encienden los ojos y lo hace con una vitalidad contagiosa. Su corazón canta al momento de explicarte los orígenes de la Gran Guerra o la tecnología de los ejércitos romanos. De niño pintaba soldaditos de plomo (en la infancia es muy fácil reconocer las cosas que nos apasionan). Yo le sugerí dedicar más tiempo al tema y abrir un blog que quizás algún día podría convertirse en un libro.

¿Qué es exactamente la pasión? Melissa Carson, profesora de la Universidad de Pace, la define como un sentimiento positivo e intenso que experimentas por algo que es profundamente significativo para ti como individuo. Algo que es fundamental para tu identidad. Esto significa que está íntimamente ligado a tu propósito de vida y auténtica felicidad. Así de grande como suena.

En mis conferencias suelo usar la palabra inspiración en lugar de pasión, pero la verdad es que en muchos sentidos ambas se solapan: así como la pasión nos pone en movimiento para expresar nuestros talentos, la inspiración nos aclara el camino para alinear intenciones y acciones; es decir:  sintonizar nuestras obras con nuestros deseos. En el momento en que ambas se dan la mano todo lo que hacemos cobra un mayor sentido. Ya no es hacer lo que se supone que debemos hacer o lo que nos tocó en esta vida. Se trata de hacer lo que vinimos a hacer en este mundo. Asunto que no es lo mismo ni se escribe igual.

Sin embargo, si todo esto suena evidente, ¿por qué hay tantas personas que viven desapasionadamente? Una respuesta es que no han dedicado el tiempo a explorar sus más profundos intereses y, si lo han hecho, temen comprometerse con la pasión que han descubierto, hasta que el tiempo pasa y pasa y llega el día en que la olvidan o se resignan a nunca cultivarla.

¿En qué lugar estás tú en todo esto?

Si no sientes la energía de la pasión en tu vida es hora de abrir espacios para explorar y buscar formas de darles mayor sentido a tus días. Eso depende de que te tomes más en serio lo que sientes y deseas. A fin de cuentas, la vida es muy corta para dejarla pasar sin aprovecharla a plenitud.

Vive tu pasión. Es una experiencia contagiosa.