• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Mayobre

El congreso ideológico

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir de mañana y durante tres días se celebrará el Congreso Ideológico del Partido Socialista Unido de Venezuela. En él se pretende definir, por fin, lo que significa el socialismo del siglo XXI. Se intentará poner en blanco y negro cual es el legado y el pensamiento verdadero de Hugo Chávez.

Desde una perspectiva teórica la asamblea despierta un gran interés. Se definirá lo que aún está vigente de las teorías de Bolívar, Simón Rodríguez, Zamora, Carlos Marx, Federico Engels, Vladimir Lenin, José Stalin, Gramsci, Mao Tse Tung, Fidel Castro, Ché Guevara, Kadaffi y Lula. Los aportes modernos de Ceresole, Dietrich, Giordani, Rafael Ramírez y Nicolás Maduro se interpretarán desde la perspectiva de largo plazo y su adecuación a los tiempos presentes y la realidad nacional. Será una tormenta de ideas.

Desde el punto de vista pragmático, se harán sentir las voces de Diosdado Cabello, Francisco Arias Cárdenas, Vielma Mora, Ameliach y Aristóbulo Istúriz sobre la participación, la gobernabilidad, la inseguridad y la crisis económica. Quizás se hagan presentes, a pesar de su no militancia, las voces de la fiscal, de las presidentas del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral, así como las de la Defensora del Pueblo y de la encargada de la Contraloría General de la República.

Los delegados electos por los militantes dirimirán tales asuntos y harán muchas propuestas. En sus manos alzadas quedará por ahora la suerte de los venezolanos. El Polo Patriótico cogerá línea, aunque sin querer queriendo. Las conclusiones del Congreso no sólo definirán el curso de las políticas gubernamentales venezolanas, sino que irradiarán sus luces a otros países de este continente y quizás puedan inducir a la meditación a Fidel y Raúl Castro, precursores en el siglo XX del socialismo de la actual centuria.

El desenlace del Congreso resulta apasionante y, sin duda, de mayor importancia que el reciente campeonato mundial de futbol de la FIFA. Pero no ganarán los alemanes. Hay tantos problemas teóricos y prácticos en juego que uno se pregunta si acaso sus conclusiones nos modificarán la manera de vivir y pensar. El presidente Nicolás Maduro deberá tomarlas en cuenta para llevar a cabo su sacudón que se quedó en veremos. El comando cívico-militar que nos gobierna tendrá que reflexionar sobre sus actuaciones. El general Padrino se verá obligado a escuchar sus ahijados. El delegado de Carúpano hará escuchar su voz y su postura ideológica prevalecerá sobre la falta de electricidad, agua y aseo que atormenta a la comuna por él representada.

Se empezará todo de nuevo, pero sin abandonar ni en el más mínimo detalle la herencia del comandante eterno. Y así como en China florecieron millones de flores con la lectura de los preceptos de Mao, nuestra patria  pudiera tornarse inmarcesible una vez que conozcamos el resultado de las deliberaciones del Congreso Ideológico.

Por lo anterior, cada ciudadano debe estar preparado para ser un hombre nuevo y vivir en una patria nueva a partir del próximo martes. El socialismo del siglo XXI se quitará por fin la careta y dirá lo que es. Qué lo distingue de las dictaduras militares propias de Venezuela y de la América Latina durante buena parte de su vida republicana y del comunismo del siglo XX.

Probablemente no haya pronunciamientos sobre el alza del costo de la vida, la escasez, la inseguridad, el aumento del precio de la gasolina o la fijación del tipo de cambio. Pero esos son detalles. La unidad de los revolucionaros se verá fortalecida, no obstante la izquierda trasnochada, y el apoyo de la alta jerarquía de las fuerzas armadas se hará evidente, al igual que en todos los desfiles.

No será el XX congreso del partido comunista de la Unión Soviética, en el cual se inició la crítica al estalinismo. Para copiar a Cuba será un congreso en el cual el poder se disfruta entre hermanos del alma. Pero tendrá la novedad, a diferencia del caso antillano, de que celebrará los veinte años de amores entre el presidente y Cilia Flores, como ya adelantaron los video-clips del pasado 15 de julio, con rosas y canciones de Leonardo Favio, en los cuales el sacudón no fue propiamente político.

El Congreso Ideológico nos dirá donde estamos parados. Obviamente desde el punto de vista de la esquina chavista. Pero como es difícil saber lo que eso significa nos esclarecerá cual es la interpretación que el partido y Maduro han hecho de la herencia del líder.

La ideología, como ya nos tienen acostumbrados, servirá para esconder la ineficacia, el estancamiento, los tiras y encoges, las ambiciones, los enfrentamientos  y otras trapisondas. El próximo martes sabremos cual es el resultado.