• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

El conflicto de Sidor y la unidad de los trabajadores

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La respuesta al militarismo gubernamental fue contundente este lunes en Puerto Ordaz, al realizarse la megamarcha desde el Portón III de Sidor con mas de 10.000 trabajadores exigiendo la inmediata aprobación del contrato colectivo y en rechazo a las declaraciones del presidente de la Asamblea Nacional, quien calificara de mafiosos a  Sutiss y de antipatriotas a los trabajadores que protesten en calles, avenidas y centros de trabajo.

Esta manifestación obrera contiene un gran significado más allá de las exigencias laborales, siendo el primero el haberse reestablecido la unidad de los trabajadores no solamente siderúrgicos, sino los de toda Guayana, quienes habían cedido a la política del Estado, impulsada ferozmente desde el Ejecutivo Nacional y regional de dividir en general a los trabajadores venezolanos,  en escuálidos por una parte y por el otro en revolucionarios.

Pues bien, en asamblea realizada en Sidor el miércoles 23 de julio la masa de trabajadores impulsó la unidad de los siderúrgicos, con los de Alcasa, Venalum, Ferrominera, Minerven, Carbonorca, Corpoelec, Salud y resto de trabajadores del sector público, más allá de la militancia oficialista u opositora de cada sindicalista, en función de defender al sindicato como institución de los trabajadores y sus conquistas contractuales y el derecho de convenir con el patrono, en este caso el Estado, condiciones de trabajo decentes.

La otra gran enseñanza demostrada en la imponente movilización del lunes, es que los trabajadores manifestaron su rechazo a aceptar las políticas antilaborales gubernamentales, impuestas con el chantaje y la manipulación de venir en nombre de la revolución y del presidente fallecido. No fue la primera vez que los descalifican, en 2008 le tocó al mismo Hugo Chávez afirmar que los sidoristas vivían como ricos, por tener cláusulas de HCM, de educación privada y aspirar a salarios de 3.000 bolívares.

Los sidoristas exigen un aumento salarial inmediato de 210 bolívares diarios, muy distante de las cifras planteadas de 800 bolívares por el vocero oficialista, y al mismo tiempo exigen que se reconstruya una empresa que produjo en 2007 la cifra récord de 4.300.000 toneladas con 6.000 trabajadores directos y 3.000 tercerizados; en 2014 con 14.000 operarios directos la producción si acaso culmine en 1.300.000 toneladas.

Por tanto, quienes han llevado a la siderúrgica a la quiebra, a pesar de tener el monopolio del acero, ya que fueron expropiadas el resto de empresas privadas entre ellas Sivensa, ha sido una gerencia ineficiente y negligente a tal extremo que Sidor ha tenido desde 2008  un presidente por año, casi todos foráneos y desconocedores de la realidad de la zona y de su industria.

En ese retrato se refleja el resto de trabajadores guayaneses quienes observan con pánico la ruina generalizada de las empresas del aluminio, del oro, de la electricidad, del hierro y el parque intermedio de pequeñas y medianas empresas. Ven languidecer sus esperanzas y el derecho a la vida decente. Ojalá esta unidad de los trabajadores de Guayana permanezca y se extienda a toda Venezuela, el país la necesita.