• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Manuel Aguana

Las colmenas de los gochos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchas veces me preguntaron por el panal y la abeja que ilustran la portada del libro del Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente. Ciertamente la explicación que yo le di la primera vez que vi la portada la relacioné con el trabajo, la constancia, la construcción de algo útil producto del esfuerzo de muchos. También la relacioné con la construcción de compartimientos o regiones -“colmenas”-, por las “abejas” de cada lugar de todo el país.

Lo cierto es que en la medida que vamos recorriendo el país esas “colmenas” se han ido multiplicando. Y me llamó la atención que así le llamaran los llaneros del Guárico (no soy yo el autor del nombre), “las colmenas de los gochos”, identificándolas con su origen. Se dice fácil pero tiene una profunda significación. Se relaciona con mucho trabajo previo, lo dulce del producto de ese esfuerzo y del compartirlo con todo el mundo para que este se reproduzca por toda Venezuela, en un gran esfuerzo ciudadano. Es hermoso el símil porque eso entraña la realidad de lo que está pasando.

Además, tiene un significado organizativo. Vamos a cada estado y no les decimos a las personas como deben manejar sus asuntos. Practicamos la descentralización. Les decimos más bien que es lo que queremos hacer, les presentamos el sueño del nuevo país que se puede construir y si ellos se enamoran de esa “miel”, entonces ellos mismos comienzan a hacerla con su gente, sus “abejas”, y produciendo la suya para su propia tierra. Construyen sus propias “colmenas” inspiradas en la que trajeron los gochos que recorren el país. Esto es, están comenzando a soñar su propio estado y qué es lo que podrían realizar de poder contar con los recursos que les proveería un nuevo sistema político donde cada uno realice su propio modelo de desarrollo y lo haga realidad con sus propios recursos.

¿Será eso posible? Yo diría que sí porque ese es nuestro sueño. Estamos, con la ayuda de la tecnología, haciendo llegar la idea contenida en los libros del Proyecto País Venezuela (pueden descargarlos directamente  sin costo alguno de nuestro blog http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) a quien desee escucharnos y discutirlo. Hemos participado en muchas reuniones y programas de radio y televisión en el interior del país. Como dijimos alguna vez, este Movimiento viene del interior hacia Caracas, como vino la última incursión de los gochos en 1899, desde el Táchira.

Se están multiplicando esas “colmenas” en los Estados que es donde más se ha entendido la idea porque son ellos quienes más sufren del centralismo feroz de todos los gobiernos, y ahora muchísimo más, de manos de los últimos rojo-rojitos que además de centralistas son autoritarios y dictatoriales. Eso lo que ha traído es más miseria a la provincia venezolana.

A una “abeja” nadie le enseña cómo se hace una “colmena”, la hace y punto. Nadie le enseña cómo se hace la miel, simplemente la fabrica. Lo que había era que empoderarla con una idea, una causa para hacerla. Pues eso es lo que estamos proponiendo aquí: “Colmenas” organizadas en toda Venezuela que produzcan allá mismo en las regiones la discusión de sus modelos de desarrollo, la “miel” local de la que se alimentarán aquellos que han sido los olvidados permanentes de los gobernantes. Ya no mas discutir qué hacer con el régimen, eso ya lo sabemos. Sabemos que es lo que vamos a hacer y en qué momento lo haremos. Por ahora estamos construyendo “colmenas” como las hacendosas “abejas”.

Puede haber muchas “colmenas” en una ciudad y muchas ciudades y pueblos de toda Venezuela con muchas de ellas. Cada “abeja” sabe lo que debe hacer para democrática y constitucionalmente exigir lo que hay que exigir para convocar un proceso Constituyente. No creo que exista en Venezuela un Movimiento que esté tan claro en cual es el problema, la solución que hay que aplicar y la vía por la cual aplicarla, como el Movimiento Constituyente del MID Táchira. Ese es el Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente.

Con todo el respeto que nos merece el Congreso Ciudadano, el esfuerzo que están utilizando para “debatir” algo que ya tienen claro los ciudadanos en todo el país, lo que hace es darle tiempo al desastre que nos está consumiendo. Ya la población está empezando a tener claridad en que la única manera de decidir si Venezuela quiere seguir por la senda comunista que se nos está imponiendo o quiere construir un Estado Democrático, con apego al Estado de Derecho y los derechos humanos, es convocando al depositario del Poder Constituyente Originario. El resto no es más sino la carpintería necesaria para construir el andamio sobre el que se garantizará esa consulta al Soberano. Esa carpintería son unas bases comiciales justas y transparentes que nos garanticen una elección en paz y apegada a los principios democráticos y constitucionales.

Muchas “colmenas” y muchas “abejas” pidiendo eso en todo el país, no solo recogerían las firmas para realizar ese proceso Constituyente sino que se transformarían en un enjambre muy difícil de detener a la hora de una confrontación cívica con el régimen. Cada “colmena” sería capaz de movilizarse independientemente utilizando las redes sociales, o incluso boca a boca si es necesario; y no responderían a nadie sino a su conciencia alrededor de conseguir un solo objetivo: lograr convocar el mecanismo más idóneo para reconciliar  a una población enfrentada pero exigiendo un proceso transparente en las calles: una Asamblea Nacional Constituyente.

Con “las colmenas de los gochos”, como dicen en el Guárico, los tachirenses están aportando -además de un valor innegable de resistencia-, un mecanismo único de lucha para provocar un cambio en paz y en democracia. Construyamos pues “colmenas” en todo el país. Si antes un dirigente político llamó “chiripas” a un pueblo y lo convocó para ganar unas elecciones, que ganó sin tener partido, imagínense lo que pueden hacer unas “abejas”, que a diferencia de las “chiripas”, saben trabajar y construir para producir algo útil a la sociedad. Empoderadas con un proyecto en la mano, ya están construyendo “colmenas” por toda Venezuela para hacer realidad el sueño de un país mejor, reconciliado y democrático. A los políticos opositores que aun no se convencen: ¿por qué no aprenden algo de esas abejas gochas, que ahora están multiplicándose por toda Venezuela? Aún están a tiempo. Tal vez sea imposible luego detenerlas…