• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Sergio Dahbar

La censura, hoy

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quiero llamar la atención sobre un trabajo notable, Propietarios de la censura en Venezuela, que acaba de ser colgado en el portal web de IPYS Venezuela, organización no gubernamental que trabaja en la promoción, defensa y formación en libertad de expresión, periodismo de investigación y el derecho a la información.

Como bien lo explican ellos, a lo largo de un año 30 periodistas venezolanos indagaron las historias que se escondían tras los procesos de cambio de propiedad de 25 medios en Venezuela. En algunos casos llegan a revelar los nombres de los nuevos dueños, sobre los que solo existían hasta ese momento rumores de pasillo.

Se trata de una investigación fundamental, valiosísima, en proceso, que apunta a documentar uno de los fenómenos inéditos de la historia venezolana: el cambio de propiedad de la mayoría de los medios privados para silenciar la disidencia.

Junto al Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, se suman los esfuerzos de Armando.info y Poderopedia, dos iniciativas que defienden la transparencia y el periodismo de investigación en Venezuela.

¿Qué es lo que encontrará el lector en esta investigación? Topará con “la opacidad en los procesos de compra-venta de la mayoría de los medios de comunicación. Se muestra cómo las ventas estuvieron forzadas por un conjunto de presiones contra los medios por su línea editorial como la apertura de procesos judiciales y cierre de fuentes de información. Tras el cambio de propiedad se evidenciaron modificaciones de la línea editorial y esfuerzos por silenciar a periodistas críticos. Una constante fue la disminución de las unidades de investigación en impresos y en televisión. Otra, la renuncia y despido de muchos periodistas”.

La investigación realizada por los periodistas convocados por IPYS Venezuela, Armando.info y Poderopedia es plural y recurre a variadas técnicas: reportería clásica, investigación documental, revisión de registros mercantiles donde reposan los documentos de los cambios y entrevistas directas a periodistas que trabajaron (algunos todavía trabajan) en los medios. En el caso de los propietarios, prefirieron no conceder entrevistas.

Siempre resultará curioso que un dueño de medio, que pone a casi todo el mundo contra la pared desde la institución periodística, a la hora de responder por sus actos prefiera el silencio.

Una de las ventanas formidables de este trabajo es la configuración de bases de datos con la información de los registros mercantiles; con las amenazas y agresiones a periodistas; con las sentencias judiciales que están disponibles en línea... En alianza con instituciones internacionales, aprovecharon sus bases de datos para integrar “aquellos casos en los que la propiedad de los medios se diluye en otros países”, como ocurre con Bolivia, por ejemplo.

Como bien certifica la investigación, 30 periodistas trabajaron minuciosamente para investigar la historia del cambio de propiedad de 25 medios de comunicación en 9 estados del país: Amazonas, Anzoátegui, Barinas, Bolívar, Carabobo, Distrito Capital, Mérida, Monagas y Zulia. Las entrevistas grabadas representan un documento inestimable de esta investigación, que merece ser consultado.

No todo está perdido cuando el ser humano entiende que debe documentar todas las violaciones y abusos que comete el poder en una época. Este registro servirá para que el futuro entienda la magnitud de lo que fue arrasado en esta fiesta de adolescentes trasnochados que llaman revolución y que –como dice Miguel Ángel Bastenier– solo admite la adhesión incondicional como membresía.