• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis José Arcia

El caso judicial de Leopoldo López

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con respetuosísimo saludo a las instituciones del Ministerio Público y de los tribunales competentes, ante el dramático cuadro socio-político que afecta a Venezuela, me permito opinar como abogado con más de 70 años a cuestas y en defensa pública del joven líder para solicitar que sea puesto en libertad por falta de prueba acusatoria (a) ante la ausencia de antijuridicidad y (b) la imposibilidad de la comisión del “delito de las muchedumbres”. Este proceso mal iniciado, por ilegal y absurdo, en caso de continuarse debería ser con el enjuiciado en libertad, pues no se dan los tres requisitos concurrentes que manda la ley para privarla:

-La comisión de un hecho punible.

-Fundados elementos de convicción en su contra.

-Peligro de fuga (cuestión imposible, pues la entrega fue completamente

Voluntaria).

A Leopoldo López, en un principio, el Ministerio Público precipitadamente le atribuyó luego de la manifestación del 12 de febrero, sin pruebas y sin indicios, la comisión de toda una gama de delitos. Entiendo que para esta fecha le han retirado la mayoría de los cargos, pero lo cierto es que aún continúa privado de libertad, siendo como es que para privarlo de tal goce constitucional se requiere de una sentencia definitivamente firme que sea dictada por juez competente luego de la fase plenaria del proceso, pues, hasta tanto, poco o ningún valor probatorio tendrían las presuntas pruebas elaboradas unilateralmente y tan solo a nivel policial durante la etapa sumaria del juicio.

Lo anterior es el a, b, c, del derecho procesal penal y resulta obvio que el Ministerio Público lo conoce.

No podemos hacer la apología de los lamentables sucesos acaecidos, pero es necesario comprenderlos. El llamado “delito de las muchedumbres” es ante todo un hecho infeliz e inevitable. Es como un deslave o un terremoto, por lo imprevisible e incontrolable.

Nos encontramos ante las circunstancias surgidas luego de la manifestación de una muchedumbre de estudiantes que ejercita su derecho a la protesta o que supuestamente delinque, en la que toda prueba de intención individualizada es imposible. La psicología de las muchedumbres y la naturaleza de sus delitos cuenta con toda una bibliografía de la ciencia jurídica, de la psicología y de la sociología. Entre los nombres más destacados: Enrique Ferri, Gabriel Tarde, Gustavo Le Bon, Wundt, Freud, etc.

Para Le Bon, el más dramático de todos los actos multitudinarios es el delito de las muchedumbres, sostiene que “la cólera de las masas se transforma en breve espacio de tiempo por la sola influencia del número en verdadero furor. El número en los animales y en los hombres tiene enorme efecto”.

El maestro del derecho penal Luis Jiménez de Asúa (socialista) en sus reiteradas defensas de estudiantes y líderes acusados de delitos supuestamente cometidos durante manifestaciones públicas en la España de la preguerra civil, siempre concluía negando la posibilidad de comisión de los pretendidos delitos, tomando en cuenta la opinión de los famosos científicos antes nombrados, que tenían comprobada la imposibilidad de pruebas ante hechos de tales manifestantes.

Por ello, ante la falta absoluta de pruebas en contra de Leopoldo López, el Ministerio Público estaría en la obligación de retirar los cargos en su contra y/o, de insistir en ellos, solicitar que se lo juzgue en libertad.

 

*Colegio de Abogados del Dtto. Federal Nº 2.225