• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Baló Farías

La cara oculta del diálogo es la crisis

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de un terremoto, en lo sociopolítico y económico;  nadie se ocupa de las causas de la crisis venezolana, solo de las consecuencias, dolores, sufrimientos y dificultades que la misma ha producido; es decir, de la cara visible del desastre. Pero existe una raíz del grave problema venezolano, que es necesario identificar para poder solucionarlo de manera lógica, radical, definitiva y en paz

El "diálogo" gobierno-MUD se convirtió en guerra retórica de incriminaciones mutuas, de corrupción, ineficiencia y hegemonía atropelladora de los últimos 35 años que han gobernado tanto la cuarta como la quinta república.

Le plantearon a los venezolanos un falso dilema: la escogencia entre la persistencia del centralismo de la quinta o la vuelta al centralismo de la cuarta. Y no es ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

Los dos bandos se acusaron mutuamente y dolorosamente, ambos tienen razón. El resultado neto es que ambos modelos fracasaron en hacer del país, uno del I Mundo con progreso, libertad, y alta calidad de vida a pesar de tener todo el poder y recursos astronómicamente incuantificables.

Los infiernos que vemos ahora en economía, seguridad, salud, justicia, educación, etc., son una responsabilidad compartida: la pobreza, los barrios marginales, la corrupción, la exclusión, el sectarismo, etc.; estaban allí cuando Chávez prometiendo erradicarlos subió al poder, y administrando 1 billón de dólares (algunos dirían malbaratándolos) no los solucionó; simuló cambiar la Constitución de 1961 con la Asamblea Nacional Constituyente y copió la Constitución de 1999, al preservar el mismo Estado federal de poder centralizado del pacto de Punto Fijo, con el cual aumentó los infiernitos más o menos manejables que encontró a niveles gigantescos e inmanejables que hoy producen las protestas de los estudiantes y la sociedad civil, ya cansada de tantas colas, inseguridad y desabastecimiento.

¿Por qué con tantos recursos, no se han solucionado los problemas de los venezolanos?

No pudieron solucionarlos ni podrán, porque no se lo permite la Constitución de 1999, una copia siamesa de la Constitución de 1961 que a su vez se  copió  la de 1947, y esta de la anterior y así sucesivamente hasta llegar a la de 1819.

Son 25 constituciones aparentemente diferentes con un proyecto político único y común: el Estado federal de poder centralizado (EFC).

Una auténtica trampa cazabobos que nos trajo y aplicó durante 300 años la corona española es la falla de origen o cara oculta causal de la crisis que durante el "diálogo" no se mencionó ni una sola vez. Falla que ya por cierto España descubrió y corrigió después de la férrea dictadura de Franco

Nadie dijo que la crisis venezolana que nos consume es, por un lado:

1) El fracaso irreversible del gobierno por ilegitimidad de origen y de desempeño; y por el otro,

2) El fracaso del modelo de Estado federal de poder centralizado (EFC) por obsolescencias estructurales y procedimentales irrecuperables;

En conclusión, durante años, los venezolanos nos hemos preguntado ¿Qué ha fracasado en el país? ¿Cuáles son las causas de la crisis y sus explicaciones históricas, sociológicas y políticas? y principalmente encontramos las  respuestas,  en el fracaso reiterado de:

1) Un  modelo de Federación centralizada y dependiente.

2) Un régimen de gobierno presidencial  hegemónico, y

3) El sistema de economía rentista, mono productora petrolera.

Las anteriores contestaciones coinciden en que la  causa común, ha sido y es, la  descomunal y aberrante centralización del poder en el presidente de la República de turno.

Un problema estructural a resolver, que no tiene solución con el simple cambio de un gobierno por otro o de un presidente por  otro, y tampoco se resuelve volviendo hacia la IV, ni manteniendo la quinta, sino fundando la cuarta República: la del Estado federal de poder descentralizado (EFD) o sea, la Venezuela  descentralizada, modelo bajo el cual se manejan todos los países del primer mundo que hoy en día tienen los niveles de calidad de vida más altos del planeta.

¿Cómo se soluciona la crisis venezolana?

En este “diálogo” Nadie propuso la solución de la crisis.

Ninguno de los oradores dijo que solamente existen en el mundo moderno dos modelos: el Estado federal de poder centralizado (EFC que es el que está implantado en nuestro país desde hace 200 años, heredado desde la colonia) y el Estado federal de poder descentralizado (EFD que es el que usan los países que hoy ocupan los sitiales de más alta calidad de vida del planeta).

Tampoco hablaron sobre que solo hay dos democracias:

a) La democracia representativa de partidos políticos que corresponde al EFC, es la más inferior que varía desde la socialdemocracia- socialismo light - y va degenerando hasta convertirse en tiranías comunistas llamada hoy socialismo del siglo XXI; y

b) La democracia integral, que corresponde al EFD, superior, representativa con partidos políticos, organismos no gubernamentales, sociedad civil organizada, entidades subnacionales íntegramente autónomas y ciudadanos realmente investidos de derechos y posibilidades reales de ejercerlos; y que esta es la verdadera democracia superior; que se conseguirá con una unidad superior comandada por quienes entiendan el origen de la crisis y están dispuestos a luchar pacíficamente, sin desmayo por ella.

Que el actual Estado federal centralizado (EFC) es en esencia  el mismo Estado colonial español: el antiguo capitán general, hoy es el presidente de la República; la antigua federación de nueve provincias, es hoy la federación de 23 estados y 335 municipios; y la economía mercantilista cacaotera, cafetera y azucarera colonial de ayer, es hoy  la economía mono productora petrolera.  

Que la solución obvia y natural consiste en  sustituir el centralismo por un Estado federal de poder descentralizado que es exactamente opuesto en  estructura y modo de funcionamiento; por ello es un promotor natural y garante  de la libertad, la productividad, el respeto a los derechos humanos, la paz y  la alta calidad de vida.

¿Cómo sustituir el ancestral centralismo por un moderno Estado descentralizado? 

Existen dos maneras: mediante un verdadero diálogo que permita en primer lugar, identificar la causa estructural de la crisis y en segundo lugar concebir la solución, donde se visualice conjuntamente que el socialismo de la cuarta no pudo, resolver los problemas del desarrollo del país; y tampoco ha podido, puede, ni podrá en su versión el socialismo del siglo XXI de la quinta; que se debe y puede sustituir el centralismo obsoleto por un EFD sin necesidad de barricadas, enfrentamientos, ni nada parecido.

Simplemente que este mismo gobierno se transforme en el gobierno de la transición del centralismo ala descentralización incorporando un nuevo gabinete de ministros de consenso entre las diversas fuerzas políticas del país y sociedad civil, para poner en marcha un programa de medidas descentralizantes de emergencia para aliviar los infiernos: amnistía general y libertad de todos los presos políticos repatriación de los cubanos, cese y revisión de todo convenio de regalo de petróleo y dólares, desarmar los colectivos, un plan agresivo de generación de empleos en base a la reconstrucción de la infraestructura vial, educativa, energética, hospitalaria, habitacional, etc, y darle carácter de  constituyente (algunos dirán sustituyente) a la actual Asamblea Nacional Legislativa para que encargue a expertos la elaboración de una nueva Constitución que contenga un Estado Federal Descentralizado que sustituya al actual Estado Federal Centralizado, Así pasó en España tras la muerte de Franco. El artífice fue  Adolfo Suárez.

Si lo anterior no es posible (y sabemos que no lo es) entonces echar mano a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente como proponemos desde el Táchira desde la base misma del pueblo tomando como base los artículos 347, 348 y 349 de la actual Constitución.

Es evidente que se necesita una nueva constitución concebida como un producto de la ingeniería constitucional, de tal manera que sus artículos sean deliberadamente redactados, en función del diseño de un proyecto país con las correcciones estructurales perfectamente definidas, en señal de haber aprendido las costosas lecciones de los años pasados, con los únicos fines de corregir los vicios de la constituciones legadas desde 1811 hasta 1999, hasta solucionar la crisis, y así enjugar los abismos que hasta ahora nos ha dejado.

Las protestas de  los estudiantes y gran parte del pueblo venezolano están diciendo con heroísmo y denuedo ilimitados que la lucha es por la independencia de Cuba, que  el centralismo de la cuarta y quinta y sus cultores no se mantendrán; que  los cubanos retornarán a casa y que el sistema político cambiará para mejor. Eso significa sustituir pacífica, democrática y electoralmente el centralismo por un EFD.

Los andinos del Táchira invitamos a todos los venezolanos del gobierno, oposición, independientes, los representados por la MUD y los que no; las iglesias; a los representantes de Unasur; a las academias, a las universidades, sindicatos, gremios, ONG; y a los extranjeros residentes a leer los dos libros-propuesta del trabajo que hemos realizado en el Táchira. Porque la cara oculta del "diálogo" que no mencionaron es la crisis. Y en ellos esta tanto el estudio de la crisis venezolana como la solución a la misma …en paz.

@balofarias