• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

La calumnia como política de Estado

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una vez más el gobierno nacional recurre al descubrimiento de planes golpistas para distraer la atención pública, ante la grave realidad que atraviesan los diferentes sectores de la población ante el fracaso evidente de su modelo económico, que ha derivado en la mayor degradación humana que haya conocido Venezuela en toda nuestra historia republicana.

El gobierno nacional y su ministro de marras saben que cada día más los sectores sociales viven los horrores de la inseguridad, con un saldo reciente en 2013 de 23.000 asesinatos y solo en 4 meses de 2014 se cuantifican 4.680 homicidios, e igualmente sufren la precarización laboral más extrema con la mayor inflación del mundo anualizada a 60% para mayo 2014 y el crecimiento de la informalidad y el desempleo, que suman ambos 50% de la población activa, y la otra porción similar que tiene un empleo formal sufre la caída brutal del poder adquisitivo, a tal extremo de que la canasta alimentaria de 13.000 bolívares y la canasta básica de 21.000 bolívares se alejan cada día más de cada hogar del pueblo trabajador.

En resumen, el pueblo venezolano está pasando las de Caín y ya no aguanta más. Por tanto, comienza a percibir que este modelo económico del “socialismo del siglo XXI” y el paquete de medidas han sido una estafa artera que lo ha llevado a la ruina y la miseria.

Este es el verdadero origen de la protesta de todos los sectores populares que irrita al gobierno; por los trabajadores viene expresándose desde 2008 en miles de conflictos laborales, más de 40% de la protesta social del país y la de los estudiantes en 2014, con el trágico saldo de 42 fallecidos, decenas de torturados y más de 2.000 detenidos.

De allí el origen de la calumnia y del montaje comunicacional gubernamental donde se pretende establecerme falsas conexiones con el señor Rodolfo Pedro González Martínez, publicitado en cadena nacional en una serie de fotografías que en nada significan asociación con actividades ilegales, con la finalidad de someterme al escarnio público ante los trabajadores, mi familia, mis alumnos y la comunidad en general. Situación inaceptable ya que cuestiona mi actividad como docente universitario y como sindicalista integrante de Fadess y de la Unidad Sindical y Gremial.

Detrás de estos ataques y calumnias está la aviesa intención de abrir la puerta a agresiones contra el sindicalismo libre, autónomo y democrático por parte de un gobierno nacional que solo desea que exista un sindicalismo arrodillado, militarizado, como el presentado en la triste y ridícula imagen presentada el Primero de Mayo con unos seudosindicalistas disfrazados de soldados y de oficiales.

En cuanto a las guarimbas como parte de la protesta popular y estudiantil desarrollada desde febrero 2014, debo resaltar que la clase trabajadora desarrolla manifestaciones mucho más contundentes como son las movilizaciones de calle, los paros morrocoy, los paros de fábrica, la huelga general consagrada como derecho laboral en la CRBV. Derechos que podremos ejercer en el momento más conveniente.

 

*Movimiento Laborista