• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Cochez

La asfixia totalitaria en Venezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras el mundo sigue preocupado con otros temas, ahora con las crisis de Ucrania y Gaza, ayer con el Mundial de Fútbol, continúan dando la espalda a la instauración de un régimen completamente totalitario y asfixiante  en Venezuela, diario violador de los más elementales derechos humanos de sus habitantes y podrido en lo más interno de sus entrañas. El jueves 24 se removió un poco esa pasividad con la detención por las autoridades holandesas del conocido narco general, Hugo Carvajal, a requerimiento de Estados Unidos.  

A escala internacional el problema venezolano, como pareciera, no puede constreñirse a que ya no están muriendo estudiantes como en febrero pasado ni que, con dificultades, la población puede encontrar algo que comer. Poco a poco, han ido desapareciendo las pocas rendijas existentes para que la población se manifieste y se dé el necesario rejuego de ideas propio de un sistema democrático.

Cada día son menos las ventanas abiertas. Basta ver el caso de Globovisión. Sin escrúpulo alguno continúa la restricción de importar papel para así terminar de ahogar a los diarios nacionales y regionales aún no cuadrados con el corrupto régimen.

 A nivel de dirigencia política han ido destruyendo todo. A Henrique Capriles le socavaron las bases de su equipo de trabajo. A Leopoldo López lo encarcelaron y pareciera que sus antiguos aliados hasta se han olvidado de él; en retaliación por el caso Carvajal el mismo jueves 24 junto con Scarano y Ceballos, lo golpearon en la cárcel. Ahora se le sigue un absurdo proceso judicial que ni Perry Mason podrá lograr su absolución, porque ya Maduro, imitando a Chávez, dictaminó, cual juez que fuera, que Leopoldo tiene que pagar todos los crímenes que cometió.

El caso de María Corina Machado es similar. No se han atrevido a ponerla presa, porque podría ser un detonante a escala internacional. Sin embargo, despojada de su condición de parlamentaria sin proceso alguno,  con reiteradas amenazas de juzgarla y con prohibición de salir del país, la han convertido en prisionera en su propio país. Mientras el resto de la oposición dentro y fuera de la MUD, continúan la estéril discusión sobre que será primero: si el huevo o la gallina.

Mientras el panorama opositor no es del todo halagador, el sistema por necesidad tiene que terminar con el proceso de asfixia totalitaria que ha emprendido como forma única de poder subsistir, no sólo a opositores sino hasta su propia gente (Giordani y Navarro). Al acabarse los recursos, es menos lo que se dispone para continuar la corruptela. Hasta el mismo chavismo desaparece a medida que la gente se olvida de su creador y eso explica escasa concurrencia a  internas del PSUV hace unos días.

Sólo van quedando los duros civiles y militares, que sin importarles ni siquiera sus compañeros de 15 años, terminarán de repartirse las migajas, antes de que llegue la hecatombe final, que pareciera cerca con la inesperada detención en Aruba del Montesinos de Chávez, Semana dixit, Hugo “el Pollo” Carvajal.

Comparto criterio de que será esa ambición desmedida de poder y de riquezas lo que terminará de acabar al régimen, lo cual se podría acelerar con lo que cante el Pollo Carvajal, aunque Maduro diga que se la jugará por él. Carvajal, emboscado con la DEA por un supuesto boliburgués, negociará con las autoridades gringas, a fin de que le rebajen la pena. Allí terminará de arder Troya. 

Doloroso y difícil desenlace le espera a Venezuela próximamente.

gcochez@cableonda.net