• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

34 años perdidos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Son unos bárbaros. Acabaron con la clase media. Venezuela fue una  referencia mundial por el crecimiento de económico de un sector de la población que aumentaba en la medida en que la democracia ampliaba la posibilidad de generar una movilidad social sin comparación en el continente. Más recientemente, en Brasil y durante el gobierno de Lula, se logró el milagro de sacar de la pobreza a casi 17 millones de personas. Fue un gran fruto de la política económica abierta y solidaria de ese gobierno durante esos años.

Mientras, aquí en Venezuela el socialismo del siglo XXI logró hacer todo lo contrario. Empobrecieron a millones de venezolanos de los estratos medios y  les restringieron el sueño a otros tantos millones de remontar la escalera social especialmente en un momento en el que el país acumuló una bonanza económica sin precedentes. En total, son 17 años de retroceso y 17 años sin progreso, lo que nos sitúa en 34 años perdidos para una nación joven y vigorosa.

Por otra parte, la diáspora venezolana es quizás el peor de los castigos que se le ha infligido a esta sociedad en los últimos años. Son más de medio millón  de personas que han abandonado el país en la búsqueda de nuevas oportunidades. La mayoría profesionales y de la clase media. De todos los males en estos años, este es el peor. Las corruptelas, el despilfarro, el abandono del campo y la productividad, las medidas económicas erradas entre tantas otras son superables a corto y mediano plazo. Lo difícil de recuperar es el capital humano que hemos perdido. Hemos brindado la emigración mejor preparada que ha conocido proceso migratorio alguno. De allí que me parece justo que se haya recibido positivamente nuestra propuesta para la Ley de Emigración de Retorno Voluntario para saldar en parte la deuda que tenemos con nuestros compatriotas que nunca debieron ser empujados a dejar su país.