• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Fernando Travieso y Magaly Irady

Los “tres amigos” se unen ante el cambio climático

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, pactaron hace apenas un mes una histórica alianza climática que comprometerá a Norteamérica a generar un 50% de energía limpia para el 2025. La Asociación de América del Norte sobre el Clima, Energía Limpia y Ambiente, anunciada en la Cumbre de Líderes Norteamericanos que se celebró en Canadá, incluye el reforzamiento de la inversión en tecnologías para las energías limpias, tales como redes inteligentes y la captura de CO2 en plantas eléctricas de carbón o gasolina, energías renovables y nuclear, y una industria automotriz cada vez más verde.

América del Norte suma una población de casi 530 millones y una economía que representa más de una cuarta parte del PIB mundial. En el 2015, el comercio de mercancías entre los tres países que conforman la región ascendió a un millón de millones de dólares y su PIB combinado aumentó en más de 100% durante las dos últimas décadas, pasando de 8 millones de millones de dólares en 1993 a 20.6 millones de millones de dólares en la actualidad.

Mediante el Acuerdo de los Tres Amigos, como fue bautizado el plan de acción convenido, los tres líderes se comprometieron, entre otras acciones, a delinear nuevas regulaciones federales para reducir las emisiones de fuentes actuales y nuevas en petróleo y gas, así como una estrategia regional en petróleo, gas, agricultura y en manejo de desperdicios; a reducir las emisiones procedentes de vehículos ligeros y pesados alineando los estándares de eficiencia de combustible y/o de gases para los años 2025 y 2027, respectivamente; y a establecer acciones para coordinar la implantación de proyectos de transmisión transfronteriza, incluyendo energías renovables. Adicionalmente se comprometieron a desmontar los "subsidios ineficientes" para los combustibles fósiles, y México se incorporó a la meta para el 2025 de reducir entre un 40% y un 45% las emisiones de metano del sector petrolífero, la mayor fuente mundial de este gas que causa el efecto invernadero.

Por considerar que la conservación y uso sostenible de la biodiversidad es un componente clave para lograr un desarrollo sostenible, decidieron trabajar juntos para mejorar la integración de los sistemas de observación de los océanos, así como los sistemas de alerta temprana de desastres naturales y la cooperación en áreas marinas protegidas. En este aspecto, un elemento interesante que acordaron fue desplegar esfuerzos para conservar los hábitats de las rutas de polinizadores como la mariposa monarca de México, así como los hábitats de pájaros y peces migratorios.

El compromiso adquirido por los tres países intenta, entre muchas otras cosas, demostrar que en la lucha contra el cambio climático se puede ser más exitosa actuando como aliados que individualmente y que, lejos de destruir la economía, las acciones para combatirlo pueden ser muy favorables. En ese sentido, en la clausura de la cumbre, el presidente Obama dijo: "Por demasiado tiempo hemos escuchado que confrontar el cambio climático significa destruir nuestras economías. Pero déjenme decirles que las emisiones de CO2 en los Estados Unidos están de regreso a donde estaban hace dos décadas, al mismo tiempo que nuestra economía ha crecido de manera dramática en el mismo período, incluyendo 700.000 nuevos empleos en energías limpias. Alberta, la provincia petrolera de Canadá, está reduciendo las emisiones al mismo tiempo que promueve el crecimiento económico. De manera que si Canadá y los Estados Unidos pueden hacerlo, el mundo entero puede incrementar el desarrollo económico y proteger nuestro planeta".

Todo parece indicar que los “Tres amigos” están decididos a ejercer un liderazgo global en la lucha contra el cambio climático. Muestra de ello es el llamado que hicieron a todas las naciones a apoyar la entrada en vigor en 2016 del Acuerdo de París, a fin de limitar el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2ºC en este siglo.